Este viernes por la mañana encontraron el cuerpo de un hombre de 83 años en Caupolicán al 900, en la zona sur de Rosario. Según indicó el fiscal, la muerte habría ocurrido el martes por la noche y arrastraron el cadáver desde la cocina hasta una habitación. Aparentemente limpiaron manchas de sangre y robaron elementos.

De acuerdo a fuentes policiales, quien halló el cadáver fue la hija del hombre, ya que acudió al lugar porque no le atendía el teléfono.

El fiscal de Homicidios Dolosos Adrián Spelta informó al periodista Juan Pedro Aleart (De 12 a 14, El Tres), que el cuerpo lleva tres días en el lugar. Agregó que aparentemente lo arrastraron desde la cocina hacia una habitación, donde taparon su rostro.

El fiscal explicó que manchas de sangre fueron limpiadas en la vivienda, de acuerdo al resultado de la pericia hecha con luminol.

“No pudimos corroborar faltantes. Como está revuelto el lugar y el estado de las pertenencias, creemos que faltan elementos y que el hecho habría ocurrido el martes por la noche”, comentó.

Spelta deslizó que el crimen pudo haberlo cometido alguien “del vínculo íntimo”, ya que la puerta de la casa “estaba abierta, no violentada”.

Un vecino manifestó que conocía “de toda la vida” a Ángel, el fallecido. “Estamos sorprendidos, nunca imaginamos que le había pasado algo”, agregó.

El hombre fue noticia a principios de julio, cuando encerró en el baño de su casa a una mujer que lo había golpeado y le había robado unos 4.700 pesos. La Policía arrestó a la sospechosa en la vivienda de Caupolicán al 900.