Para tal fin, se lanzará una línea de crédito específica, para inversiones y capital de trabajo. Hasta 7 años de plazo y con 24 meses de gracia a partir del primer desembolso. La tasa de interés será bonificada por el ENACOM. Para que el tomador abone 2% TNA fija en UVA (el BNA cobra hoy el 12% TNA fija y ENACOM bonifica 10p.p.)- Para lo cual este organismo destinará $500 millones.

Esta línea tiene el objetivo de favorecer inversiones en equipamiento, software y elementos asociados. Materiales, insumos, infraestructura de telecomunicaciones y servicios de instalación y puesta en servicio de la misma. Que tengan como finalidad el despliegue de redes para la prestación de servicios TIC. Propendiendo el desarrollo de redes Next Generation Network. La actualización y reconversión tecnológica, la ampliación de las redes de última milla y/o la interconexión mayorista. Preferentemente a la Red Federal de Fibra Óptica de ARSAT.

Esta acción va a potenciar el cumplimiento de las metas del ambicioso Plan Nacional De Conectividad. Y así permitirá que miles de argentinos puedan conectarse con servicios de calidad y estándares de velocidad internacionales literalmente al mundo.

El acuerdo fue suscripto por el presidente del BNA, Javier González Fraga. El Secretario de Modernización, Andrés Ibarra, y la titular del ENACOM, Silvana Giudici.

Por su parte, Ibarra afirmó que “hoy estamos ofreciendo alternativas financieras. Para que pequeñas y medianas empresas que llevan la conectividad a los hogares más remotos del interior puedan seguir desarrollando su negocio y conectando a todos los argentinos. Vamos a seguir trabajando para asegurar las condiciones para que diferentes operadores puedan competir de modo eficaz y ofrecer un servicio de calidad a un precio accesible.”.

Por otra parte, Giudici indicó que “con esta línea avanzamos con las micro, pequeñas y medianas empresas que tengan registro de servicio de valor agregado. Los montos destinados, de hasta 20 millones por proyecto, son para el despliegue y la actualización de las redes para la prestación de servicios TICs. Tenemos que mejorar y hacer más competitivas nuestras redes. Por eso, parte de los fondos del Servicio Universal sse destinan a la creación de un entramado de nueva generación. Dejando infraestructura donde no existe y llevando Internet donde hayan ciudadanos desconectados”.

Para cerrar, González Fraga sostuvo que “la conectividad es fundamental para el desarrollo. Sin conectividad no hay inclusión financiera. Esta iniciativa es muy positiva y es compatible con la promoción de los proyectos de turismo, vivienda y en especial. La billetera móvil PIM 2.0, que impulsamos desde el Banco Nación para ser un banco cada vez más inclusivo y federal”.