La pobreza en la Argentina subió cinco puntos hasta 33,6% hacia el tercer trimestre de este año. Por lo que ya afecta a 13,6 millones de personas, según un informe de la Universidad Católica Argentina. El aumento en el índice se explicó por la escalada inflacionaria tras la devaluación del peso y la caída del salario real a lo largo de 2018.

El informe del Observatorio de la Deuda Social, elaborado por esa universidad mostró también un leve avance en la cantidad de personas que cayeron bajo la línea de la indigencia, de cuatro décimas, por lo que terminó en 6,1%. Hay, entonces, 2,47 millones de indigentes en el país.

De acuerdo al estudio, “la incidencia de la pobreza en el tercer trimestre de 2018 alcanza niveles superiores a la registrada en el año 2016, cuando significativas devaluaciones provocaron un alza de la inflación y una caída del poder adquisitivo”.

La UCA relevó que la franja etaria entre los 18 y 29 años es la que más sufre el impacto de la suba de la pobreza. “En el tercer trimestre de 2018, alrededor de la mitad de los niños/as y adolescentes vivían en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza, alcanzando el nivel más alto de toda la serie considerada”.