Se trata del mural más grande de la ciudad de Santa Fe, realizado por el artista local Andrés “Cobre” Iglesias.  “Es un homenaje a los reformistas del 18 y a lo que representa hoy la educación pública”, aseguró el rector Enrique Mammarella.

Este miércoles se inauguró un mural en conmemoración del Centenario de la Reforma Universitaria. La obra de arte está en el edificio Damianovich de FIQ y fue realizada por el artista santafesino Andrés “Cobre” Iglesias, reconocido internacionalmente por su arte urbano.
La iniciativa tiene como fin conmemorar esa gesta histórica de la Reforma Universitaria de 1918, coincidente con los 99 años de la Facultad y el comienzo de los festejos del centenario de la Universidad.
Participaron del acto el vicerrector de la UNL, Claudio Lizárraga; Andrea Valsagna, secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia de la Municipalidad de Santa Fe,  la presidente del Centro de Estudiantes de FIQ, Camila Cassettai; entre otras autoridades universitarias y de los gobiernos nacional, provincial y municipal, ciudadanos y ciudadanas santafesinas.

Un nuevo ícono engalana la ciudad
En la oportunidad, el rector sostuvo que “es un homenaje a la Reforma y un presente a la ciudad para que todos los santafesinos podamos disfrutar de esta obra de arte, que engalana uno de los edificios emblemáticos de la Facultad de Ingeniería Química”. Asimismo, hizo especial énfasis en el significado de este nuevo ícono para la ciudad: “Es un homenaje a los reformistas del 18 y a lo que representa hoy la educación pública, en un año particular que nos toca vivir”.

Por su parte, el artista santafesino explicó que lo que “se intentó representar es a los reformistas de 1918 en Córdoba, en el fondo del mural, y el frente es el presente con estudiantes de hoy manifestándose y luchando por sus derechos”. En cuanto al desafío de esta nueva expresión muralista, Cobre sostuvo que “hacer este mural fue un gran reto que me permitió salir de la zona de confort. Lo que aprendí en este trabajo seguramente podré aplicarlo en mis próximas obras”.
Arte urbano

La obra demandó el trabajo de cinco semanas, a jornadas completas de sol a sol, y se realizó íntegramente con la técnica de mural grafitti. La parte de grafitti es el uso de aerosol y la técnica es muralista porque comprende una escena y retratos hiperrealistas.
Se trata de la obra más grande del artista en la ciudad de Santa Fe, con una superficie pintada de 255 metros cuadrados a una altura de 35 metros. Fueron utilizados unos 90 aerosoles, 40 litros de látex y 20 litros de cobertor para ladrillos.
En cuanto a la durabilidad del mural, se estima que la obra estará allí fijada aproximadamente unos 20 años. Para ello se utilizaron pinturas españolas cuyos pigmentos tienen gran resistencia al desgaste natural producido por el sol, el viento y las lluvias.

Sobre el artista

Nació en 1986 en Santa Fe y comenzó a pintar por hobby a los 14 años muros libres de la ciudad. Luego, el boca en boca y el arte callejero visible todo el tiempo, lo hizo conocido y comenzaron a convocarlo para realizar algunos trabajos puntuales en la ciudad. Más adelante, las redes sociales le permitieron traspasar las fronteras y llevar su arte a otras tierras. En las calles santafesinas existen, actualmente, alrededor de 150 murales de Cobre, mientras que otros pueden disfrutarse en países como Brasil, Uruguay, Emiratos Árabes (Dubai) y Estados Unidos.