Detuvieron a una joven de 23 años luego de agredir a un primo e intentar apoderarse de la hija de la pareja del joven “para completar un pacto suicida” en una vivienda de avenida Arijón al 2200.

El hecho se produjo alrededor de las 7.30 de hoy cuando la chica -identificada como Agustina P., de 23 años- se dirigió a un kiosco ubicado a pocos metros de la vivienda e intentó comprar una caja de vino y un sobre de jugo. Pero la chica se violentó con la kiosquera, quien intentó calmarla. Al igual que una amiga que la acompañaba.
Luego, se dirigió a la vivienda donde vive su primo junto a su pareja y la pequeña hija de ella. Allí, según relataron algunos testigos, comenzó a gritar exigiéndole a la joven que le entregara a la chiquita porque quería completar “un pacto suicida”.

Según se indicó, el joven intentó calmarla pero lo agredió con un cuchillo y huyó del lugar. Fue allí cuando su prima tomó un caño y comenzó a correrlo. Fue en ese instante en que la pareja del muchacho aprovechó para esconderse en el baño junto a su beba.
El muchacho -con algunas heridas cortantes- llegó corriendo hasta la seccional 21, ubicada a solamente 100 metros del lugar. Allí pidió ayuda a los efectivos, quienes lograron controlar y detener a la agresora. Segundos antes había arribado al lugar un móvil del Comando Radioeléctrico.

Los efectivos lograron controlar y detener a la agresora

Los policías se dirigieron a la vivienda y debieron tirar la puerta abajo para rescatar a la shockeada joven y a su hija. La chica, Antonela F., de 20 años, contó a los policías que la joven intentó matarla a ella y a sus hijas.
La kiosquera que la atendió antes de dirigirse a la vivienda de su primo comentó ante la prensa que “es una chica conocida. Siempre viene a comprar. Esta mañana estaba como exaltada. Pateó unos vidrios y me tiró un par de manotazos. Me llamó la atención porque siempre fue muy correcta”.

Interviene el fiscal de Flagrancia Matías Edery, quien ordenó medidas investigativas.