Imagen ilustrativa.

Desde la empresa Aguas Santafesinas S.A. confirmaron el objetivo de que las facturas del servicio lleguen a los domicilios con la posibilidad de pagarla en dos veces.

Se trata del desdoblamiento de la factura. Algo que la mayoría de las empresas de servicio ya lo implementaron. Uno es el caso de la Empresa Provincial de la Energía, empresa del estado y el otro ejemplo es Litoral Gas, licenciataria del servicio en toda la provincia.

Fue el mismo Enress quien le “recomendó” a Aguas Santafesinas, tras las audiencias públicas de Rosario y Santa Fe, que “arbitre los medios necesarios a los fines de implementar el desdoblamiento en el cobro de la factura y la colocación medidores”.

Sin embargo, los cambios deberán esperar. Referentes de Assa comentaron que la empresa se encuentra “reemplazando el actual sistema comercial”. Lo que dificultaría la implementación inmediata de la facturación desdoblada.

Por tal motivo, desde Aguas Santafesinas advierten que la posibilidad de pagar en dos cuotas la boleta podría darse a partir de la segunda mitad del año 2019.

La fuente consultada por este medio aclaró que se trata de un objetivo que la compañía tiene pensado llevar adelante desde hace tiempo. Como ya lo hicieron otras empresas de servicio.

Aumento desde enero

Aguas Santafesinas aumentará la tarifa un 28 por ciento. De acuerdo a lo autorizado por el Ministerio de Infraestructura de la provincia de Santa Fe. El incremento comenzará a regir a partir del primer bimestre de 2019.

No obstante, este incremento, que comenzará a llegar con las boletas de enero de 2019, deja abierta la puerta a nuevos aumentos para el próximo año. Adelantaron desde la empresa.

Esta cifra es un tercio de lo que había solicitado la empresa, que había pedido un 69 por ciento basado en la crítica situación económica que atraviesa el país y el fortísimo impacto que ha tenido la devaluación y la inflación tanto para la empresa como para los consumidores, en especial.

Fue el Enress el que recomendó que aplique una suba “gradual” para moderar el impacto en los usuarios y sugirió tener en cuenta como parámetros los incrementos paritarios, los reajustes jubilatorios y la inflación estimada para 2019, en torno al 25 por ciento.

No obstante, esto no es de carácter vinculante, por lo que la última palabra la tenía el ministro de Infraestructura, José León Garibay, quien determinó una suba del 28 por ciento para 2019, un año que estará atravesado por las contiendas electorales.