La policía logró capturar este lunes en Rosario a Luis Alberto Paz, de 63 años, en el marco de una causa federal que se sigue en la ciudad de Santa Fe por narcotráfico y lavado de activos. Luis Paz es el padre de Martín “el Fantasma” Paz. Narco asesinado en 2012 que desató la masacre en el sur santafesino y que tuvo como principal protagonista a la banda Los Monos. También tiene un pasado como mánager de boxeo.

Según la Justicia Federal, incrementó su patrimonio en forma acelerada a partir de la edificación de una red narco disimulada con empresas legales puestas a nombre de sus familiares y allegados.

Tras su detención, L.A. Paz fue trasladado a nuestra capital junto a otros seis sospechosos. Estos últimos fueron identificados como Hugo Omar “Galli” D. Alejandra U. Carlos S. Claudia L. Ezequiel R. y Andrés Fernando C. Todos -con Paz como cabecilla- prestarán declaración indagatoria en el juzgado presidido por Francisco Miño, en un caso seguido por el fiscal Walter Rodríguez. Llegaron al edificio del Juzgado Federal alrededor del mediodía de este martes, en medio de un intenso operativo de la PFA.

De esta manera parece abrocharse una investigación que en abril pasado llevó a la Policía de Investigaciones a desbaratar una banda narco formada por policías, gendarmes y civiles entre los que se encontraba el sargento Edgardo Baigoría, hermano de un ex jefe de Drogas Peligrosas de Santa Fe.

El suboficial, que detuvieron en esa oportunidad, era socio de otro de los detenidos entonces, Emanuel González, hijastro del ahora apresado Luis Alberto Paz y testaferro de algunas de sus empresas.

Allanamientos

La Policía Federal llevó adelante ayer 24 allanamientos en Santa Fe y Entre Ríos en los cuales resultaron detenidos Paz y las otras seis personas precedentemente mencionadas.

De acuerdo a datos oficiales, se incautaron 866 gramos de cocaína, más de un kilo de marihuana, plantas de cannabis sativa, balanzas, dinero en efectivo (dólares, euros y pesos), armas de fuego (escopetas y revólveres de distintos calibres), 31 celulares, discos rígidos de computadoras, pendrives, tablets y documentación para el avance de la causa.

La pesquisa conducida por el fiscal federal Rodríguez arrojó información sobre el entramado delictivo que había montado Luis Paz. Así, trascendió que viviendo en el barrio privado Los Molinos, en la localidad de Recreo y a 15 kilómetros de Santa Fe, se dedicó a la compra, venta y administración de inmuebles, la mayoría de ellos sin ningún tipo de justificación patrimonial aunque el dinero habría provenido de la coordinación de una banda dedicada a la venta de estupefacientes.

La trama

La investigación sobre Paz se inició hace poco más de dos años cuando las autoridades de la provincia y la Justicia Federal empezaron a seguir su perfil patrimonial porque sus relaciones personales y comerciales lo volvían sospechoso de actividades ilícitas. Lo más destacado fue que la ex Drogas Peligrosas de la provincia pidió la evolución económica de tres personas sospechadas de vínculos con el narcotráfico. Y las tres aparecieron integradas en empresas que tenían como socios a familiares directos de Luis Paz.

Ante eso se inició una pesquisa sobre los bienes del padre del “Fantasma” y se encontró una acumulación significativa desde 2015 con compras de inmuebles y de cinco terrenos en el country Los Molinos, además de una propiedad en Rosario y otras dos en Santa Fe. En ese sentido, un terreno que tributaba como baldío en el límite de Rosario y Funes es una mansión amurallada de mil metros cuadrados construidos custodiada por una decena de cámaras de vigilancia en todo su perímetro y que figura a nombre de Luis Alberto Paz, con su clave fiscal e idéntico número de documento al del padre del “Fantasma”.

Con respecto a las sociedades que se le investigaron, siempre aparecen a nombres de familiares o allegados como una forma de ocultarse y salir de la mira de la ley penal tributaria. En ese marco, cuando la Dirección de Prevención y Control de Adicciones de la provincia pidió el perfil de tres personas a las que se las sospechaba conectadas al mundo de las drogas, las mismas aparecieron siendo socias de las empresas de Paz.

La empresas

Esas empresas del entorno de Paz son tres. Una es “La Nueva Esperanza SRL”, con domicilio en Santa Fe y de la cual es gerenta su hija Belinda, dedicada a la venta por menor de muebles, electrodomésticos, motos, bicicletas y artefactos para el hogar.

Otra empresa es “Paz SRL”, radicada en Savio al 1900 de Rosario, que tiene como socias a Mercedes y Belinda Paz, junto a su madre, Ana María Ferrari y asociada a ellas su hermanastro Emanuel González, quien aportó camiones para el transporte de mercaderías, flete y venta de cereales y animales en pie.

Finalmente, la tercera sociedad es “La Distinción SRL”, con domicilio en Santo Tomé, dedicada a servicios de grúa y remolques, reparación y compraventa de vehículos de esa clase. Aquí figuran como socios junto a las hijas de Paz su hijastro Emanuel y el suboficial Edgardo Oscar Baigoría, hermano de un ex jefe de la ex Drogas Peligrosas y subjefe de la policía provincial, detenido en abril pasado en una investigación llevada adelante por la Justicia Federal.

Esas empresas tienen para las autoridades actividades regulares y están lícitamente inscriptas. Pero de lo que se trata es de determinar si funcionan como pantalla para blanquear ingresos ilícitos. En ese sentido, el fiscal federal Walter Rodríguez cree que Emanuel González y Egardo Baigoría tenían relevancia en la red narco desarticulada en abril pasado cuando también fueron presos los gendarmes Adrian “El perro” Sosa y Santiago Alejo.