La comisión directiva sabe que necesita sumar “entre cuatro y cinco refuerzos de jerarquía” para afrontar lo que se viene, no solo para la competencia internacional sino para no complicarse en los promedios.

Ya trabajan con el objetivo de fichar jugadores que puedan ayudarlo a cumplir el objetivo, donde los nombres que más fuerte sonaron son los del mediocampista defensivo Damián Musto y el atacante creativo Jarlan Barrera, de Junior de Colombia.

Por el ex jugador canalla que se desempeña en el Huesca de la primera división de España existe un fuerte interés, sobre todo para reforzar un puesto al que no pudo cubrir con la llegada del uruguayo Diego Arismendi, quien dejó más dudas que certezas.

En tanto que Barrera es el primero de los que apareció en el radar canalla, incluso antes de saber que ingresaría a la competencia internacional. Pero el panorama se complicó luego de que el jugador se comprometiera con Tigres de México, que no está interesado en cederlo.

Por otra parte, trascendió que el entrenador auriazul pidió reforzarse en puestos que considera clave con un zaguero zurdo, un volante de marca, otro ofensivo y un mediapunta que podría ser Ezequiel Lavezzi.

En cuanto al defensor, agrada otro ex canalla como Diego Braghieri, que se desempeña en Atlético Nacional de Medellín pero que no será una contratación sencilla.

Y para el mediocampista tapónmvolvieron a sonar Fabián Rinaudo, perdedor de la final con Gimnasia; un conocido de la casa como Walter Montoya, que no es tenido en cuenta por Cruz Azul de México; y Franco Mussis, libre de San Lorenzo.

Así las cosas, éstas serán las primeras cartas que se jugará la comisión directiva del club de Arroyito pensando en lo que será una temporada sin descanso. Mientras tanto, el mundo canalla se ilusiona con comenzar el año sumando otra estrella ante los xeneizes.