Así lo dijo el doctor Gustavo Vittori, secretario de la Asociación Civil Pro Parque Biblioteca de la Constitución Nacional. Hoy será la inauguración al recordarse 35 años de la vuelta a la democracia . Y los 70 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En la jornada de hoy quedará inaugurado el Museo de la Constitución, en el Parque Biblioteca de la Constitución. Quien fuera presidente de la asociación a lo largo de los primeros 4 años y medio del proyecto, en diálogo con Cadena Oh! expresó: “Estoy tranquilo. Creo que las cosas se han ido haciendo bien. Por supuesto, faltan cosas por terminar y la tercera fase que es la construcción de la biblioteca. El museo está, falta la mitad de una sala que está postergada para el año que viene. Es un edificio hecho a medida para el museo, está hecho en base a un guión narrativo. Creo que es la primera vez que primero se piensa qué se quiere contar, y en función de eso se hace un edificio”.

Más adelante, Vittori hizo referencia a Héctor Berra, quien falleció, fue “un gran creativo, de enorme imaginación. Que fue fundamental en la concepción y desarrollo del museo. Lamentablemente, hoy no pudo ver su obra con cual tenía además un enorme compromiso, era santafesino. Tenía una compenetración absoluta con la importancia de la Constitución en cualquier país civilizado. (Berra) Tiene obras en distintos países, muchos museos de diferentes interpretaciones en Argentina”.

Guión narrativo

Consultado por este punto, Vittori dijo que “está desarrollado en una secuencia de salas. Empieza contando los orígenes de la ley escrita. Esa obsesión de los hombres por fijar la ley sobre un soporte visible para todos, porque es el principio de publicidad y comunicación de la ley, para que la gente sepa cuales son las leyes a las que debe atenerse. Está la referencia más antigua que es el Código de Hammurabi, una réplica que se hizo en el departamento de réplicas del Louvre en Francia. En el cuerpo de la pieza están las normas fijadas en 1700 AC”.

Asimismo, agregó: “A partir de ahí los sucesivos hitos en relación a la elaboración de la ley a partir de las distintas civilizaciones. Por ejemplo, una réplica de la Constitución de los atenienses compilada por Aristóteles, del Museo Británico, conseguimos el derecho a la reproducción en un papiro que se trajo de Egipto. La democracia en Atenas, es la primera, la más significativa, inspiradora de la elaboración posterior de todas las democracias, la matriz. Luego se van tomando hitos como el Corpus Iuris Civilis de Justiniano del 500 DC. Siguiendo con la carta de 1215 de Juan Sin Tierra de Inglaterra concediéndoles a los barones ingleses una serie de derechos que hasta entonces la monarquía no concedía, o sea, aparece como un primer límite a la idea de monarquía absoluta. Va siguiendo por distintos documentos, hasta llegar al primer intento constitucional argentino con la Asamblea del año 1813. Después con aportes como la Constitución mexicana de 1917, es la primera en incorporar los derechos sociales. Es decir, hay todo un recorrido a través del tiempo y de sucesivas elaboraciones a través de distintos lugares del mundo.

Los argentinos y la ley

El entrevistado reflexionó sobre los objetivos que motivaron la construcción del espacio y el impacto social al que apunta: “Todo esto es una introducción a lo que fue nuestro propio proceso histórico de constitucionalización, luego de atravesar 40 años de guerras civiles. Todo esto está destinado a la gente. Lo único que le da sentido es eso. Esto intenta generar una revalorización de la ley, con la que tenemos una relación difícil. Porque en Argentina no se cumple. Esto habla de nuestra  improductividad como sociedad porque vivimos cambiandolas, según sea el ciclo. Porque viene uno y cambia todo, viene otro pero vuelve a cambiarla. Lo peor es que ni en un ciclo ni en otro se cumple la ley. Los argentinos aprendimos a gambetearla, que puede ser muy gracioso o parte de la picarezca argentina pero los efectos reales sobre la sociedad son desastrosos”.

Por otra parte, Vittori agregó: “Tenemos un problema muy serio de vínculo con la ley, el objetivo de este museo es estimular en los argentinos: de los chicos de los colegios a los mayores, el sentido de percepción de la ley, a partir de recursos tecnológicos muy modernos. Debe ser de los museos más modernos del país, sin duda, y de los más avanzados en el mundo. Desde hologramas, hasta elementos audiovisuales para que la experiencia sea vívida”.

El entorno natural

También habló del planteo arquitectónico y dijo que la idea “fue implantar el museo, como expresión suprema de la cultura, en la naturaleza tal cual es. Se respeta el terreno rivereño. Se ha hecho una construcción que en época de crecidas deja que el agua pase por abajo. Respeta el ciclo de la naturaleza, no fuerza nada. Hay una interesante metáfora de la convivencia de cultura y naturaleza, que es uno de los grandes temas de nuestros tiempos. Lo importante es que esto sea para que los santafesinos, en primer lugar, y los argentinos un centro de formación de ciudadanía”.