Empieza diciembre, mes complicado para las “dietas” y los pesajes en nuestra población. ¿Por qué? Los argentinos somos, particularmente, muy sociables y tendemos a agasajarnos entre nosotros mediante la gastronomía. Nos juntamos a comer un asado, salimos a merendar, organizamos cenas de fin de año y parece ser que la “abundancia” es una demostración de aprecio.

Lógicamente, no podemos decir que esto esté bien o mal, pero sí que no es beneficioso para nuestra salud, peso corporal y rendimiento deportivo. Por ende vamos a ver algunas estrategias para poder controlar estas fechas de la mejor manera posible:

  • Planificación: el ítem más importante a mi entender cuando de fiestas se trata. Ya tenemos las fechas, generalmente, hasta sabemos qué comida vamos a preparar. Por esto es clave evaluar qué vamos a hacer antes y después de cada fiesta. Es decir, “no hacer lio” con las comidas que no sea necesario.
  • Selección de eventos sociales: ¿a cuántos eventos de fin de año vamos por obligación? Seleccionemos, seamos capaces de decidir cuándo vamos a ir al evento, en qué ocasiones vamos a ir ya comidos y en qué momento vamos a ir, pero planeando cuidarnos.
  • Selección del menú: no siempre salir a comer afuera u organizar una comida en casa significa comer mal o poco saludable. Pensemos, diagramemos y busquemos la opción que coincida con nosotros. Si vas a un lugar que no tiene nada que te llame la atención, ¿por qué no pedir un pollito con ensalada? Los platos son muy abundantes, ¿por qué no compartir? Invitás amigos a casa ¿por qué no hacer unas rapiditas light con vegetales o unos brochettes de pollo y verdura?.
  • Comidas fuera de los eventos: ya sabemos que las reuniones serán nuestra debilidad. Desayuná bien, colacioná bien, almorcemos bien y, en todo caso, dejemos nuestros “gustos” o “permitidos” para esas situaciones.
  • Entrenamiento: sí, vamos a disponer de menos días de “gimnasios abiertos” y actividades deportivas planificadas debido a los feriados. Pero no dejemos de ir, así podamos ir 2 veces en la semana. Siempre es mucho mejor que el clásico “para ir dos veces ni voy”. Todo lo que podamos hacer, suma!
  • OJO este año, ambas fiestas caen en lunes y martes. No festejemos de corrido de viernes 21 a miércoles 2 de enero. Cortemos entre fiestas. Intentemos que no quede comida “poco saludable” en nuestra heladera. Repartamos lo que queda e intentemos recuperar nuestra rutina aunque sea por esos 5 días que quedan en el medio.

Que diciembre sea un “mes perdido” en lo que respecta a alimentación y actividad física depende pura y exclusivamente de cada uno de nosotros. Pensemos, estemos atentos, si algo falla, no pasa nada, nos volvemos a encaminar y seguimos haciendo las cosas bien como siempre!