Lo que nos dejó el G20

El mercado no mostró un masivo ingreso de volumen, una suba de precios y una baja del riesgo país. Las tasas siguen elevadas, el dólar con leve suba y la economía no termina de arrancar. Hay que armar el arbolito y las subas de fin de año no aparecen.

El mercado mundial nos sigue siendo esquivo. La tregua en la guerra comercial entre Estados Unidos y China no generó en la semana una fuerte suba de materias primas. Y tampoco un mayor volumen de negocios en los mercados mundiales. Europa sigue preocupado por el Brexit y la deuda italiana. La crisis con los funcionarios de Huawei aleja la posibilidad de una mejora en. las relaciones comerciales entre Estados Unidos y Asia.

Curva de rendimientos

En Estados Unidos se está invirtiendo la curva de rendimientos, los bonos según el plazo muestran los siguientes rendimientos.

2 años                       2,754% anual
3 años                       2,757% anual
5 años                       2,741% anual
7 años                       2,804% anual
10 años                     2,879% anual
La curva de rendimientos es plana entre 2 y 5 años, y con leve pendiente positiva entre 5 y 10 años. Esto estaría alertando al mercado de una probable desaceleración de la economía en lo inmediato, y una recesión a 12 meses vista.

Esto atenta contra las utilidades empresarias y la posibilidad que los índices de acciones americanos marquen un nuevo record en los próximos meses. Lo que está esperando el mercado es una gran corrección, que podría arrastrar a los mercados accionarios del mundo emergente.

Si Estados Unidos ingresa en una recesión, es muy probable que el dólar se devalúe y eso impulse a la suba a las materias primas.

Si Estados Unidos ingresa en una recesión, y la Reserva Federal sube la tasa de corto plazo, estamos en el peor de los escenarios posibles, porque la suba de la tasa haría atractivo al dólar, pero desmejora la perspectiva de las acciones, y ese doble juego es letal para las economías emergentes.

En Brasil

El primero de enero asume el nuevo presidente de Brasil, su gran desafío es lograr equilibrio fiscal y bajar el enorme endeudamiento del país. Para que ello ocurra tiene que hacer tres cosas: 1) Llevar adelante reformas estructurales que le permitan tener superávit fiscal primario; 2) Hacer crecer la economía; y 3) llevar adelante un plan de privatizaciones para reducir la deuda pública que suma el 77,2% del PBI. 

Lo más importante para Argentina es saber si Brasil está dispuesto a realizar estas reformas, si las llevará adelante en el marco del Mercosur, o buscará una alianza con Estados Unidos. Ayer el futuro canciller del gobierno de Jair Bolsonaro, Ernesto Araujo dijo: “el cielo es el límite en la relación entre Estados Unidos y Brasil”. Una definición que pone el semáforo en amarillo para Argentina, el Mercosur y las inversiones en la región.

Conclusiones

El juicio en Estados Unidos a Loma Negra, la probable detención de Paolo Roca, y las tasas de interés elevadas hacen mucho ruido entre los inversores. Las consecuencias son un mercado accionario con poco volumen y recorrido lateral, bonos que lejos de subir están a la baja, con un riesgo país en 729 puntos.

El jueves 20 de diciembre vence el mercado de futuros y opciones de acciones, nos quedan sólo 9 ruedas por delante, y si no hay una suba de volumen a niveles superiores a los 1.000 millones diarios, es muy probable que las acciones no puedan superar en esta etapa el nivel de los 35.000 puntos de índice merval. Lo que no puede ir para arriba termina bajando, el mercado tiene dos grandes soportes, el primero en los 28.000 puntos, si allí no hace pie podría marcar un nuevo mínimo debajo de los 25.000 puntos.

El contexto no ayuda, y hay muchos inversores vendiendo acciones y comprando bonos, en los últimos 6 meses las acciones subieron mucho más que los bonos.

Dolarización

Vamos a un escenario de dolarización de carteras, para pasar un verano tranquilo. Vemos un dólar más picante y tasas que bajaran lentamente. La economía está muy recesiva, ni las fiestas mueven las ventas. Las empresas que tienen que pagar aguinaldos y el bono están complicadas financieramente, la cadena de pagos está difícil, falta efectivo en la calle y negocios genuinos para las empresas.

Trigo

El trigo viene con problemas de rendimiento, la cotización de soja y el maíz sigue su largo y tedioso recorrido lateral. No hay motores de crecimiento que impulsen la economía en este escenario. Si el G 20 no dejo un masivo ingreso de capitales, se viene una larga siesta para el mercado accionario, bonos a precios muy atractivos, tasas altas y un dólar más demandado.

Para los que nos critican, si el mercado cambia, vos tenés que cambiar, de lo contrario el mercado te cambiará sin pedir permiso. El lunes parecía que tomábamos el colectivo de la felicidad, y le poníamos ganas al mercado. Hoy estamos en tiempo de descuento, y el Banco Central ni piensa acelerar la baja de tasas por temor a una suba del dólar, que terminara subiendo igual. Escribimos 3 veces por semana, es lógico que tengamos miradas diferentes si el mercado no arranca, y el gobierno, el gobierno, mejor lo dejamos ahí.