El Municipio lanzó un régimen excepcional de regularización, bonificaciones y/o facilidades de pago.

 

Asimismo, rige uno para la regularización tributaria del impuesto inmobiliario dispuesto por la provincia de Santa Fe. En todos los casos, según el tributo y la situación particular existen beneficios por pago contado y alternativas de planes de pago.

En cuanto a la Tasa General de Inmuebles (TGI), Derecho de Registro de Inspección (DREI), o el Derecho de edificación, entre otros, los beneficios se aplican a las obligaciones tributarias vencidas al 31 de agosto de 2018. También incluye aquellas que se encuentren en gestión administrativa o judicial.

Para los contribuyentes que opten por cancelar la deuda a través del pago contado, contarán con el beneficio de una reducción de la tasa de interés por mora mensual del 3% al 0,5%. En este caso, además, quienes abonen con tarjeta de crédito cuentan con el beneficio de hacerlo en cuotas sin interés: hasta en 12 pagos con Banco Santa Fe, hasta en 6 con Cabal del Banco Credicoop, o hasta en 3 con tarjeta Credifiar; y en todos los casos el descuento se aplica igual.

Asimismo, el Municipio brinda la posibilidad de saldar estas deudas a través de un plan de pago, en cuyo caso la reducción de la tasa de interés mensual irá del 3% al 1%. En este caso, el contribuyente tiene distintas modalidades que contemplan reducción de intereses por financiación y plazos de hasta 48 cuotas para deudas administrativas y de 24 cuotas para deuda judicial.

Es importante señalar que para formalizar el plan de pago de las deudas en gestión administrativa, los contribuyentes podrán hacerlo a través de la página web del Gobierno de la Ciudad, o personalmente concurriendo al Centro de Distrito más cercano. En tanto para las deudas judiciales deberán formalizarse sólo bajo la modalidad presencial.