Faustina y Mario
La Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia trabaja en el derecho a la identidad biológica y de origen.

 

Faustina y Mario Fernández habían sido separados hace 60 años.

En el 2017 Faustina Fernández se comunica con la secretaría de Derechos Humanos para solicitar ayuda para poder reencontrarse con sus hermanos. La mujer relató que ella vivía en una localidad de Santa Fe y que su padre había asesinado a su madre.

Luego de este hecho de violencia, a ellos los dieron en adopción a diferentes familias, de la que ella no recuerda todos los nombres, pero con los nombres que aporta, se logró localizar a Mario Fernández, uno de sus hermanos.

Allí comienza una investigación, tanto con organismos nacionales, como provinciales y municipales. Se intenta encontrar la mayor cantidad de datos de la familia biológica.

Emociones

El subsecretario de Derechos Humanos de la provincia, Publio Molinas, expresó que “es una alegría enorme, es muy emocionante, que a través de la secretaría y el trabajo exhaustivo del equipo hayamos logrado generar esta instancia”.

Faustina, por su parte, se mostró emocionada al contar que “tenía nueve años cuando me separé de ellos. Fui a la televisión, los buscaba”. Luego contó el momento en que le informaron que habían encontrado a su hermano: “estaba en la iglesia, me descompuse de la emoción que tenía”.

Mario, en tanto, describió la emoción del reencuentro con su hermana como “algo que no se puede entender. Yo pensaba que la había perdido pero todo lo contrario, ahora está conmigo”. Luego ambos afirmaron que van a continuar la búsqueda del resto de los hermanos.