El caso de Rodrigo Eguillor conmovió y mantuvo en vilo al país luego de que el joven, acusado de abuso sexual y violación, sea detenido en el aeropuerto de Ezeiza tras brindar una infinita cantidad de móviles a programas de televisión antes de intentar irse del país para ir a ver la final de la Libertadores.

Verónica Lozano fue una de las que atendió al hijo de la fiscal Paula Martínez Castro. Trató al joven como una verdadera mierda que “le chupaba la concha”. Y Jorge Rial se sumó a las críticas.

“Ese tal Rodrigo Eguillor no es un cheto pelotudo, es un sorete violador. Corta la bocha”, sentenció el conductor. Y, al igual que la mayoría de los argentinos, debe estar esperando la resolución de este aberrante caso.