Investigadores de la Universidad de Cambridge publicaron en la revista Nature un estudio sobre una innovadora técnica para analizar el desarrollo de la placenta humana mediante cultivos de laboratorio. Esto permitirá aumentar el conocimiento sobre enfermedades durante el embarazo.

El proceso consiste en la creación de organoides, es decir, de modelos miniaturizados de un órgano que se desarrollan en el laboratorio. Esto permitiría conocer mejor cómo se desarrolla una placenta en la gestación.

De este modo, se podrán estudiar muchos trastornos que se producen durante ese proceso, como por ejemplo:

  • la preeclampsia,
  • la restricción del crecimiento
  • y la muerte fetal,

Cuestiones que tienen su origen en un crecimiento anormal del feto dentro de la placenta durante el primer trimestre.

Hasta ahora el conocimiento de la placenta humana era limitado debido a la falta de modelos funcionales con los que poder experimentar. Por esto, el desarrollo de organoides va a permitir ensanchar las indagaciones en este campo.

Los científicos, liderados por la profesora de la Universidad de Cambridge, Ashley Moffett, utilizaron “la generación a largo plazo de cultivos organoides creados a partir de células trofoblásticas. Que se extraen de la placenta durante el primer trimestre, entre las seis y las nueve semanas de gestación”.

Los cultivos crecieron rápidamente y “desarrollaron estructuras organoidales tridimensionales durante los primeros quince días. Incluso, tres cultivos seleccionados al azar siguieron creciendo de forma sana después de un año”.

Estos organoides permitirán estudiar también los cambios fisiológicos, metabólicos y hormonales que ocurren durante el embarazo.