María Emilia Prono, la santafesina que bailó en el Teatro Colón en la ceremonia del G20,  habló con Cadena Oh!

Consultada por su experiencia dijo: “Todavía estoy emocionada y no lo puedo creer. Recién ahora estamos tomando conciencia de qué fue lo que pasó ahí”.

En cuanto a la prueba selectiva, Prono contó: “Hace un mes y medio, dos nos llegó una convocatoria abierta para bailarines para el espectáculo del G20. Muchos no sabíamos ni que era. No entendíamos bien de qué se trataba. Muchos, como todo bailarín independiente, estamos acostumbrados a audición que hay, audición que vamos. Fue en Tecnópolis, gente de todo el país. Ahí quedamos 74”.

En cuanto al perfil solicitado, Prono dijo: “Buscaban bailarines dóciles y dúctiles que pudieran hacer diferentes danzas. De eso se trató la audición. El director siempre nos dijo que buscaba rostros de personas comunes que pudieran desenvolverse en cualquier tipo de danza”.

Asimismo contó que el entrenamiento “fue un trabajo muy intenso, de muchas horas por día. Ensayamos fines de semana también. Mucho tiempo se le dedicó y creo que se pudo ver reflejado”.

Recordó su participación en la puesta y mencionó: “Se me vio en la parte de centro bailando jazz y hip hop y en la parte de Litoral bailando, gracias a Dios, un chamamé y una chacarera”.

En cuanto a los preparativos, la bailarina dijo: “El presidente vino a uno de los ensayos que hacíamos en Tecnópolis. Creo que cuando terminó el show y se prendió la luz de sala, ahí pudimos empezar a ver al presidente, a dimensionar donde estábamos. Fue una emoción que tuvimos todos, se nos caían las lágrimas sin saber bien por qué, pero claro ahora viéndolo, entendiendo realmente todo”.

Consultada por Ricky Pashkus, el director de la puesta, Prono contó: “Lo conocía, no había trabajado específicamente con él. Lo había cruzado en un programa que el hace de folclore, tuve la posibilidad de trabajar ahí y hacer una gala una noche. La verdad que fue un placer”.

En cuanto a lo vivido, la entrevistada señaló: “Nunca lo esperé y hoy nos llegó a todos y es increíble. Estoy agradecida”.

La vida cotidiana

Al respecto contó: “Soy bailarina me dedico a esto, gracias a Dios, estoy bailando en dos compañías en Buenos Aires. Mi vida en eso, ensayos, funciones, doy clases también. Requiere un montón de esfuerzo pero vale la pena”.

En cuanto a dejar Santa Fe y mudarse a Buenos Aires, Prono contó: “Me costó un montón pero por algo pude sostenerlo y acá estoy. Todo se puede conseguir con constancia, creo en eso y lo vivo”.