El portal especializado en viajes Booking.com, realizó una investigación a más de 21.500 viajeros de 29 países, incluyendo Argentina. Y, como conclusión, reveló ocho predicciones de viaje para 2019 que permiten tener perfiles y estilos de viaje de los viajeros argentinos el año que viene.

A modo de resumen:

  • Un 77% de los argentinos considerara participar en un intercambio cultural.
  • A un 71% le gustaría seguir su valija a través de una app.
  • A un 61% le gustaría hacer un viaje de voluntariado.
  • Un 55% planea visitar un destino que los haga sentir de vuelta en la infancia.
  • Un 42% está dispuesto a juntar el plástico y la basura que se acumula en la playa.
  • Un 21% planea ir a un festival del Orgullo LGBT.
Qué arrojan los números

En 2019, los argentinos quieren hacer viajes que tengan un propósito relevante. Lo que refleja una nueva tendencia hacia la realización personal. Un 71% de los viajeros argentinos considera que viajar les enseñó lecciones de vida invaluables (el promedio global es del 56%), y en 2019 las ganas de aprender algo aumentarán. Como también las vacaciones que incluyan actividades de voluntariado e incorporar nuevas experiencias.

Una de las principales tendencias de viaje durante 2018 fue vivir experiencias y en el 2019 los argentinos quieren alcanzar otro nivel. Para más dos tercios de los argentinos (69%) las experiencias tienen más valor que las posesiones materiales. Por eso, en el nuevo año los viajeros van a buscar disfrutar de muchas experiencias diversas y auténticas. Desde dónde comer y dormir hasta cómo comprar o ver su deporte favorito, con el foco puesto en crear momentos felices que se puedan atesorar mucho después de acontecidos.

Como las personas tienen vidas cada vez más ajetreadas, las experiencias ayudan a aliviar el estrés. En 2019, más de cinco de cada diez (55%) planean visitar un destino que los haga sentir de vuelta en la infancia. Vamos a ver alojamientos más juveniles y divertidos, con peloteros y castillos inflables para adultos, que pretenden recibir un público millennial y de la generación Z.