El diputado Gabriel Real

“Este nuevo reclamo se vuelve a realizar en el marco de los reiterados fracasos de alcanzar el acuerdo entre ambos gobiernos; y ante los incumplimientos del poder central para cancelar esa deuda, que actualizada sobre valores históricos y bonos por inflación y devaluación, rondaría hoy los $100.000 millones”. Dijo Real.

En este sentido, el Legislador presentó un proyecto en relación a este tema, el 2 de noviembre pasado, bajo el Expediente Nº 35.739.

La ley de Presupuesto estableció un fuerte recorte de fondos para las provincias. Santa Fe acercó una nueva propuesta al Ejecutivo Nacional para que salde esa deuda histórica. Se solicitó revisar la situación actual de la economía, ya que lo que se venía conversando desde marzo hasta septiembre de este año quedó totalmente desactualizado luego de la devaluación y de los índices de inflación. “Este es un fallo de la Corte con sentencia firme de más de tres años, en algún momento se respetará. Hasta ahora no hubo voluntad del Gobierno Nacional para saldar la deuda con Santa Fe ni predisposición de la Corte Suprema para hacer cumplir su sentencia”. Agregó el Legislador del PDP.

Nueva presentación

Esta nueva presentación ante la Corte pretende resguardar los derechos de los santafesinos. “Son fondos que pertenecen a los ciudadanos. Así deben entenderlo el Gobierno Nacional y la propia Corte. Debemos continuar con nuestro justo reclamo y seguiremos insistiendo en el terreno judicial y político”. Sostuvo Real.

Luego del fallo a favor de la demanda de Santa Fe, en noviembre de 2015, hubo varios intentos de acercar posiciones. Incluso el propio gobierno nacional elevó propuestas de pago, pero la situación económica de los últimos meses pulverizó cualquier atisbo de arreglo económico y político. Cuando se firmó el Consenso Fiscal en noviembre del año pasado, el Gobernador Lifschitz incluyó en el acta del acuerdo que la Nación debía presentar una propuesta de pago con fecha límite al 31 de marzo de 2018. La Nación volvió a incumplir este compromiso y sólo se discutió un borrador, que incluía saldar la deuda con obras. Todo quedó en la nada cuando se aceleró el proceso devaluatorio, que deterioró todas las variables económicas.

“La discusión, entonces, se centró exclusivamente en la coyuntura y en la obsesión del Gobierno Nacional en aprobar el presupuesto 2019 para ajustar sus números a las exigencias del Fondo Monetario Internacional. Debemos agregar que este presupuesto nacional, para el año 2019, es muy negativo para el conjunto de las provincias. Los recortes en los fondos no podrán ser compensados ni por el presupuesto provincial ni por la normalización de una economía destruida. A modo de ejemplo podemos adelantar que los productores aportarán en concepto de derechos de exportación de la explotación agropecuaria en 2019, una cifra cercana a los 90.000 millones de pesos en retenciones y no volverán a ser redireccionados en nada a Santa Fe”, finalizó Real.