El intendente José Corral disertó esta mañana en el 2º Encuentro Nacional de Intendentes. En el Centro de Exposiciones y Convenciones de la Ciudad de Buenos Aires. Allí, tras la apertura del encuentro por parte del presidente Mauricio Macri, el mandatario santafesino fue parte del panel “Hacia la construcción de municipios resilientes”. Del que participaron la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. El secretario de Infraestructura y Política Hídrica, Pablo Bereciartua. El secretario general y de Relaciones Internacionales de la Ciudad de Buenos Aires, Fernando Straface. Y los intendentes Omar De Marchi, de Luján de Cuyo (Mendoza). Horacio Quiroga, de Neuquén. y Joaquín Losada de Posadas (Misiones).

José Corral, en su exposición, explicó que “para nosotros en la ciudad de Santa Fe la resiliencia no es solo una reacción a los shocks a que estamos sometidos las ciudades. Sino también una mirada proactiva que integra otras vulnerabilidades que no son shocks. Sino que son problemas crónicos. Como la pobreza, la violencia, la falta de oportunidades, la falta de educación”. “Se trata de un patrón coincidente en todo Latinoamérica. Los territorios con más vulnerabilidades climáticas es donde vive la mayor parte de la población con necesidades urgentes a atender. Entonces, en el Gobierno de la Ciudad de Santa Fe, desarrollamos una política de resiliencia. Que para nosotros es sinónimo de cuidar, y por eso es integral”. Indicó el mandatario.

José Corral recordó que “en 2003 tuvimos la inundación de prácticamente un tercio de la ciudad. Esto significó la evacuación de 130.000 personas durante varios meses. Con 26 muertos en ese momento. En 2007, por lluvias, y no porque creció el río. Sino porque el agua otra vez no podía salir. Quedó afectada otra enorme parte de la ciudad por semanas. Nuevamente con miles de evacuados”.

“Pero desde 2008 comenzamos a transitar un camino diferente para tener resultados diferentes también. Fue así que tomamos a la Gestión de Riesgos como eje de todas las políticas del gobierno, con el acompañamiento de especialistas internacionales de la Oficina de Reducción de Riesgo de Desastres de la ONU o de la Fundación Rockefeller, a través del programa 100 Ciudades Resilientes, del que somos parte”. Resaltó el intendente santafesino.

Una mirada abarcativa

“Ese enfoque integral no solo incluyó las obras que ejecutamos, que obviamente han sido clave. Sino que ahora además nuestros planes urbanos. Nuestras normas de edificación, incorporan el concepto de gestión de riesgo y resiliencia. Y esa es un arma fundamental, porque nada es más potente que un adecuado plan urbano”. Subrayó. “Además -agregó- desarrollamos sistemas de información. Porque para prevenir los riesgos, la información es vital. Tenemos alertas tempranas y un protocolo de actuación por lluvias, que nos permite anticiparnos o actuar de inmediato frente a los eventos climáticos”.

Gracias a esos avances, en 2017, con los ríos Salado y Paraná crecidos y lluvias intensas producto del Niño “solo tuvimos 580 personas evacuadas en seis meses, en una ciudad de 420.000 habitantes. De hecho, los vecinos no registran este evento como inundación, pese a la magnitud de las dificultades que debimos afrontar”. Recordó también que la mayoría de las personas evacuadas en aquel momento hoy viven en lugares seguros, con los servicios necesarios, a cota segura. “Por lo tanto la ciudad salió de esa situación mejor que antes de que ocurriera”, indicó el intendente.

José Corral trajo a colación también un evento más reciente, que fue el ocurrido hace 10 días, cuando la ciudad, de acuerdo al SMN, registró su récord histórico de precipitación en una jornada: 200 mm y con una intensidad máxima de 150 mm por hora. “No tuvimos personas evacuadas y la ciudad, pese a la cantidad de lluvia caída en pocas horas, rápidamente recuperó su ritmo habitual, más allá de algunas dificultades puntuales”.

Respaldo

Toda esta intervención realizada en este tiempo en la ciudad, “cuenta en los últimos años con el acompañamiento financiero y de recursos del Plan Nacional de Hábitat. Lo destacamos porque en muchos casos teníamos los proyectos, pero nos faltaba esa inyección de fondos para escalar aún más. Y eso se logró y le permitió a la ciudad tener una estrategia de resiliencia, que no es otra cosa que un plan de desarrollo, y eso es gracias al trabajo en equipo con Nación”.

Ahondando en ese sentido, y como resultado de este proceso, el intendente concluyó que “la ciudad actualmente no solo puede afrontar los desafìos del cambio climático, sino que además tras atravesar las eventualidades que se presentan, queda mejor preparada para futuros eventos”.