Pablo Manassero y Lucía Pividori

Japón, Alemania, Rumania, Suiza, Noruega son algunos de los países que ha recorrido con su labor como profesional de la danza con la bailarina Lucía Pividori. Dijo al aire de Cadena Oh! que su vocación por el tango nació como “una pasión amateur que una va tratando de perfeccionarla. Creo que la clave ha sido que aunque fuera amateur para mí fue tomarlo como profesional, entrenar como un profesional, con los pocos recursos que uno tiene en el interior (material e informativo). Gracias a un maestro de Buenos Aires pude estar en la Capital un par de años, y ahí surgió la posibilidad, estando a cargo de uno de los estudios más grandes que tenía Buenos Aires en ese momento, y bailando en algunos lugares esta gente de Japón me propuso trabajo acá. Y se abrió camino al resto del mundo”.

Manassero explicó: “Terminamos contrato después de 5 años en Japón, lo que estamos haciendo es a partir de la mitad de este año que está terminando es un trabajo más intenso en Europa, Alemania, Suiza, Rumania, Noruega. Son los países que nos estamos enfocando con posibilidad de abrir algunos más. Pero trabajando para estudios que ya estén instalados acá”.

La danza en el mundo

En cuando al gusto del mundo entero por la danza nacional que incluso gusta más que en la propia Argentina, expresó: “Es impresionante en todo el mundo. Yo pensaba que la fiebre tanguera que tenía Japón era mayor a la de todo el mundo y nos vamos encontrando cuando andamos que en pueblitos muy alejados también hay tango, en todas las capitales del mundo hay muchas milongas. A nosotros nos llaman para dar cursos, clases, privadas y shows. Nos llaman estudios que ya están instalados. Teníamos idea de abrir algo personal en Europa y tener algo en Argentina al mismo tiempo. La verdad es que nos estamos atando a los tiempos que los otros nos proponen. Gracias a Dios hay laburo”.

Respecto de su agenda laboral, Manassero contó: “Nos piden más que nada el tango clásico, nuestra manera de bailar es esa atendiendo a lo que es el origen del tango y atándonos a lo que enseñaban los grandes maestros. Lamentablemente lo distinto es lo original, se desparramó lo que es el tango nuevo, el tango fantasía y no el tradicional. Y hoy en todo el mundo están pidiendo el tango salón, tango piso, mostrando lo que son las bases del tango. No somos del tango nuevo”

En cuanto a otras figuras destacadas que han surgido de la ciudad de Reconquista, el artista dijo: “Hay algunos valores culturales que en algún momento van a tener su lugar en la plaza como Pablo Alcides Pila y demás poetas, Batistuta. Con mucho honor lo que han hecho con Comizzo y Maglioni, porque son referentes”.

En Argentina

Respecto a sus actividades en Argentina, habló de Reconquista: “Vamos a hacer es algunos seminarios, algunas clases en diciembre. Algunas clases en diciembre, tal vez algo enero, muy particular. Queremos trabajar con bailarines de todas las danzas justamente porque cuando arrancamos acá con Lucía no teníamos tanta información. A veces no llega tanta información de la buena. Hay muchas personas que tienen una materia prima en su cuerpo impresionante, que tienen un valor como bailarines increíbles pero que no están explotados. Nos pusimos como meta dejar información y preparar a personas que quieran encontrar eso: uno lo hace con amor de amateur para tratar de transformarlo en una profesión. Como cambia mucho la vida entre el amateur y el profesional, tratar de dejarle algunos tips para que las personas de acá también puedan desarrollar como tarea al baile”.