El cambio climático es implacable en países como Arabia Saudita, donde esta semana se dio el escenario impensado de inundaciones.

Arabia Saudita quedó sumida en una inundación de proporciones épicas entre esta semana y la anterior, con los focos más críticos al norte de la capital, Riad, y en la localidad de Yeda. Ya se registraron al menos 30 muertos.

Tal es el efecto del cambio climático en la región que el calor árido dio lugar a la humedad. Además hay copiosas precipitaciones que dejaron varados hasta a un grupo de camellos.

Estos animales están capacitados para sobrevivir en el desierto, pero nada los preparó para este escenario.

Lo peor del caso es que al menos 30 personas murieron en accidentes relacionados con las inundaciones. En tanto, Defensa Civil ya evacuó a más de 1400 personas, según la agencia de noticias Zawya.

Desde la Autoridad General Saudita de Meteorología y Protección Ambiental saudí pronosticaron lluvias intensas, tormentas eléctricas y tormentas de polvo.