El hecho ocurrió en Estados Unidos
En medio de la ceremonia, el sacerdote perdió el control del chiquito y todo terminó mal.

 

Un bautismo salió realmente mal cuando el cura perdió el control en sus brazos al tener a upa al bebé y se le cayó boca abajo en el agua bendita.

En las imágenes se ve a una familia, los padres y padrinos del bebé, alrededor de la pila bautismal junto al cura. Allí se ve como una mujer le pasa el bebé al sacerdote para que lo bautice… y de repente pasa algo inesperado: el pequeño se cae boca abajo en el agua y grita desaforadamente.