El buque “Seabed Constructor”, perteneciente a la empresa estadounidense Ocean Infinity, abandonó este sábado el área de búsqueda del ARA San Juan tras haber concretado el hallazgo del submarino a 900 metros de profundidad, y partió con rumbo hacia Sudáfrica.

 

El barco noruego empleado en las tareas que permitieron localizar la nave de guerra argentina, desaparecida desde el 15 de noviembre de 2017 con sus 44 tripulantes, puso rumbo hacia Ciudad del Cabo cerca de las 19 del sábado y la travesía demandará 12 días.

Luego de recuperar el último dispositivo sumergible autónomo que continuaba en operación, la embarcación partió de la zona. En el lugar donde fueron localizados los restos del submarino. Tras operar durante 70 días en aguas argentinas.
Los tres familiares de los tripulantes que se desempeñaron como veedores continuaban a bordo y descenderán del buque al llegar al puerto de Ciudad del Cabo. En tanto que lo mismo sucederá con los tres observadores destacadas en la unidad por parte de la Armada.

“Los observadores y los familiares veedores desembarcarán en esa ciudad y, con apoyo de la Agregaduría Naval Argentina en Sudáfrica, de la Embajada y del Ministerio de Defensa, serán trasladados de regreso a nuestro país”, informó la fuerza.

La empresa Ocean Infinity estuvo a cargo de la búsqueda del submarino desde el 6 de septiembre último, luego de resultar ganadora de la contratación urgente impulsada en ese sentido por el ministerio de Defensa, a través de la Armada, compulsa en la que participaron otras ocho firmas.