Tiene dos años. Se encuentra grave y con pronóstico reservado.

 

 

Según informaron los médicos, ingresó en estado de coma luego de una convulsión y con una lesión pulmonar.

El menor se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos con asistencia respiratoria, en estado crítico.

De manera accidental, el nene agarró el diluyente y lo tomó. Cuando los familiares se dieron cuenta pidieron ayuda y un vecino los trasladó hasta el hospital de Niños. El hecho ocurrió en una vivienda de barrio San Lorenzo.

El director del hospital de Niños, Osvaldo González Carrillo, precisó que el niño ingresó alrededor de las 14 horas “Entró con un cuadro respiratorio grave y convulsiones por la ingesta de aguarrás. Tuvo que ser llevado de inmediato a terapia intensiva y se encuentra con asistencia respiratoria”, detalló.