El concejal del Bloque Justicialista, Ignacio Martínez Kerz

Matínez Kerz dijo que en el encuentro hubo “una representación muy calificada porque estaban los jefes de todas las Fuerzas de Seguridad. Tanto federales como provinciales. El secretario de Seguridad de la provincia Pablo Cococcioni. El intendente y la mayoría de todos los concejales de la ciudad. Entre otros funcionarios de nivel provincial”.

En cuanto al balance de la reunión. “Fue una agenda abierta. En una reunión que califico como positiva porque se abordaron los temas más preocupantes en materia de seguridad que están aquejando a la ciudad en este momento. Entendemos hay que tomar cartas en el asunto para brindarle tranquilidad a los vecinos. Sin duda la preocupación más importante que tienen es en materia de seguridad. Se tomaron algunas propuestas. Se hizo un relevamiento zona por zona en cuanto a los barrios más calientes. El caso de Colastiné que preocupa a todos por los niveles de violencia, por las entraderas violentas que hay, por las situaciones de privación ilegítima de la libertad, que se están repitiendo estas metodologías en otros barrios como en Barranquitas. El tema de las entraderas es una preocupación que ocupo buena parte de la agenda de la reunión. La propuesta de siempre que esto se haga con mayor frecuencia porque están todos los niveles del Estado. Y en un ámbito propicio para buscar caminos de solución”.

Inseguridad

Consultado por su visión como justicialista y desde la visión de su bloque. El edil dijo: “Tienen que ponerse a trabajar en serio para solucionar este problema. Es el principal flagelo que sufren los vecinos,. No importa el barrio al que uno pertenezca. Barrio Sargento Cabral, Villa Setúbal, son barrios consolidados y sufren hechos delictivos a todas horas del día. Estamos hablando de barrios que tienen una infraestructura importante, que son los más tradicionales de Santa Fe. Barrio Candioti pasa lo mismo. Uno se va a Punta Norte y es tierra de nadie. Tienen las casas permanentemente con entraderas porque son barrios de trabajadores que tienen que ausentarse para cumplir con su horario y son víctimas de estos hechos delictivos. Cabaña Leiva pasa lo mismo, René Favaloro pasa lo mismo. El distrito costero con entraderas donde muchas veces toman a las personas de rehenes por más de dos horas. Lo que más nos preocupa es la coordinación entre las Fuerzas Federales y las Provinciales para que logren efectos positivos”.

Acuerdos

En cuanto a los puntos de acuerdos hallados en la reunión dijo. “Coincidimos en que todos los que tenemos algún nivel de responsabilidad institucional tenemos que estar involucrados para aportar ideas para solucionar este tema. El problema es que hay quienes tienen responsabilidades primarias. Ellos tienen que brindar todas las herramientas para combatir el delito. Por ahí lo que vemos es que no hay un diagnóstico adecuado para abordar la problemática. Se subestiman muchas cuestiones. Hay falta de coordinación entre el Ministerio Público de la Acusación y la Policía de la provincia. Creemos que muchas veces las Fuerzas Policiales realizan su trabajo. Y muchas veces en la Justicia no le dan la importancia o la prioridad que se necesita”.

Por otra parte, Martínez Kerz dijo que: “A pesar de que no es responsabilidad de los concejales, nos hemos involucrado profundamente porque es lo que nos piden los vecinos. No le puede sacar el cuerpo a esta problemática. La convocatoria del Consejo de Seguridad es un proyecto de autoría mía. Me acompañaron todos los concejales, de todas las fuerzas políticas. Entendiendo que hoy es la prioridad número uno, que sufre el vecino. Los niveles de violencia han escalado a situaciones inaceptables. Que vos estés en tu casa, se te metan dos ladrones, te tengan dos horas de rehén. Es una metodología mafiosa. Lo que pasó con la abogada en Guadalupe oeste, prácticamente es una metodología de sicariato que se está exportando de la ciudad de Rosario a Santa Fe. Lo de las entraderas también es un delito que vino de Rosario y se instaló en Santa Fe. Entonces no nos adelantamos a las entraderas. No nos adelantamos al sicariato. Tenemos que anticiparnos y generar las herramientas para adelantarnos a estas situaciones y no vivirlas en carne propia”.