La médica veterinaria Cristina Pagani.

Distintas integrantes de la agrupación SOS Caballos denunciaron en redes sociales que una persona que forma parte de la ONG se llevó premios y “atropelló” a “voluntarias” cuando se iba en su auto. La asociación funciona desde 2010 con personería jurídica. Pero anteriormente también venía desarrollando su trabajo de proteccionismo a los caballos.

En bingo fue organizado para obtener recursos para funcionar como grupo de rescate. “No tenemos un subsidio de Estado. Más allá de que alguna ayuda esporádica o de particulares. Tenemos el apoyo de la ciudadanía, de los socios. Tenemos las ventas de pan dulce, budín, rifas o en las visitas al predio vendemos enceres con el logo nuestro para sostener la muchachada esta de rescate”.

En cuanto a los hechos ocurridos, Pagani dijo. “Yo no pude participar porque me dio una insuficiencia respiratoria. Yo estaba ajena a lo hechos. A mi me sorprendió porque imaginate que desde el año 78 lucho por los caballos de la calle . Desde que tomé la directiva de esta asociación sin fines de lucro, jamás yo pude quedarme con $0.50 de un caballito o de un perrito. Los atiendo ad honorem. Jamás de gente que incluso pueda haber venido a donar para un perro de la calle, jamás se ocultó la donación. Tenemos una trayectoria de limpieza y honestidad intachable. Como el grupo que está ahora de rescatistas con mi hija al frente que está dejando la vida.

Esto me dio una tristeza. Que una persona pierda su dignidad, buen nombre y honor por unos pesos que son para animales sin voz, como sería para un niño o para un viejito. A mí todavía me dan ganas de llorar. Yo creo que la dignidad de un ser humano, la honestidad vale más que quedarse con algo. Así me haya gustado la pulsera de no se quién. O la compro, o la pido, o me la aguanto. Pero jamás tocar algo que es una donación con fines solidarios. A nosotros nos han sobrado pizzas de las ventas, fideos y he llamado a comedores y les hice venir a buscar los paquetes que los aproveche la gente que lo necesita”.

Más adelante, agregó. “En facebook ponen dudas inmundas sobre qué hacemos con los premios que sobran de los sorteos. Es gente que no tiene nada que hacer o tendrá la mente muy sucia”. Y además, dijo. “Podemos dormir tranquilos porque hemos sido intachables en todo. Incluso nosotros nos manejamos con denuncias policiales y por parte nuestra jamás hubo alguna agresión. Pese a lo que dicen los carreros, con la contra parte que sería el dueño del animal maltratado. No nos pueden acusar absolutamente de nada. Siempre hemos recibido agresión. Esto es otra agresión de otro nivel: económico”.

Asimismo, Pagani afirmó que “el bingo fue un éxito. El comentario de la gente es espectacular. Por supuesto que si había tantos regalos hubiera sido mejor que la gente los pudiera disfrutar”.

Consultada por el vínculo de la asociación con la persona acusada de robo, quien estuvo a cargo de la organización, señaló. “No es un contrato escrito. Es de buena onda que ella quiso hacer algo solidario sin cobrarnos. Ya lo hizo el bingo pasado y no hubo ningún problema. O bien no nos dimos cuenta. Esta vez fue muy evidente y llamó la atención de la gente presente. Mucho no quiero hablar porque esto entre en juicio, está en fiscalía. Las cosas incautadas que pudo rescatar la policía que se iban tirando en la calle están a disposición del fiscal”.

Por otro lado, se preocupó por aclarar que “los alimentos balanceados, se va a publicar. Entre hoy y mañana será repartido a una institución de animales. Se dará el nombre en la página. Los premios que hayan quedado se va a publicar en la página oficial y no se cómo se hará el sorteo todavía. También tiene que decidir la Justicia habilitarnos a disponer de lo que está incautado”.

Asimismo, Pagani reflexionó. “Qué pasó por la cabeza o por los cómplices que ha tenido alrededor, yo no lo se. Porque robarle a un desvalido no tiene perdón de Dios. Como robarle al pobre, a una asociación de niños, a los perritos, gatitos callejeros. No pueden ir a quejarse a un juzgado. A los caballos que son explotados y muertos en la calle. Los políticos han permanecido hasta ahora bastante indiferentes, aunque ahora algunos están viendo el trabajo nuestro- como el gobernador- después de muchos años”. Expresó la entrevistada.

Cabe recordar que la persona a la que se le atribuye el hecho es Marisol Artigas, quien dialogó con otros medios locales y dijo. “La mayoría de los premios los pagué yo, tengo los tickets y todo”. Por otra parte, Artigas explicó: “No arrollé a nadie, ella se tiró arriba mi auto. Ellas me golpeaban el auto. Pongo en marcha el auto y la policía me dice que vamos”.