La causa que investiga el fraude de la agencia de viajes “Maros Turismo”, sumó un nuevo capítulo este miércoles en el subsuelo de tribunales luego de que la titular de la compañía, Marcela Arévalo, se negó a firmar un juicio abreviado por tres años de prisión efectiva.

 

Los hechos

El caso remonta a enero del 2017, cuando un centenar de clientes se presentaron para reclamar el dinero aportado para futuros viajes al exterior los cuales nunca lograron efectuarse tras la quiebra de la empresa.

Por el hecho quedaron detenidas las propietarias y titulares registrales de la firma, Arévalo y su madre, Ana Felice y la empleada, Lucila García. También, la por entonces pareja de Arévalo, Miguel Correa.

Los cuatro quedaron en prisión preventiva y en distintos tramos del proceso, a lo largo del 2017, recuperaron la libertad.

Primero fue Correa y García, que terminaron beneficiados por un fallo de la Cámara de Apelaciones, que llevó la firma del juez Roberto Reyes que le puso un plazo a la Fiscalía para que presente la acusación y en caso de que si eso no sucedía, en treinta días debían ser excarcelados Correa y García. Fue por esa razón que el 17 de abril del año pasado el juez Jorge Patrizi otorgó el beneficio.

Arévalo permaneció en prisión preventiva durante un año y tras una audiencia del 225 –control de la detención– recuperó la libertad. Esa excarcelación, sostienen desde la Fiscalía, se produjo porque la mujer habría aceptado firmar un juicio abreviado, el cual esta mañana terminó frustrándose en tribunales cuando junto con su abogado particular, Federico Baridón se negó a cerrar el acuerdo que llevaba la firma de conformidad de su abogado anterior (quien también es socio del actual), Martín Risso Patrón.

Los fiscales del caso, Omar De Pedro y Lucila Nuzzo y los querellantes de la causa, César Andrés Rojas, Balbina Cavallieri, Celeste Roa Hertelendi y Marcelino Lago, le pusieron las quejas al juez Héctor Gabriel Candioti y a su vez anticiparon que pedirán una sanción en el Tribunal de Ética del Colegio de Abogados para el defensor de Arévalo.