Los empresarios del sector gastronómico están que trinan por la instalación de un bar de cerveza artesanal en el Colegio Inmaculada Concepción del casco histórico.

 

Paucke Santa Fe, la cervecería artesanal de moda logró acordar con la Asociación Civil del Colegio para explotar los fines de semana el bar dentro de la escuela y en verano convertirse en un patio cervecero.

Las preguntas que surgen son: ¿La municipalidad los habilitó? ¿El ministerio de Educación avaló este emprendimiento donde los chicos conviven todos los días con la publicidad de la cervecería bajo el cartel del Papa Francisco? ¿Pagan los impuestos como cualquier otro negocio gastronómico, o están exentos por ser una Asociación Civil sin fines de lucro?