Para presentar las conclusiones finales del Proyecto MUSE. Titulado: “Discapacidad y Modernidad: Garantizar Educación de Calidad para Estudiantes con Discapacidad”. Se realizó un acto de cierre.

El mismo contó con la presencia del rector de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), Enrique Mammarella. El secretario de Bienestar, Salud y Calidad de Vida, Marcelo Mendoza. El secretario de Desarrollo Institucional e Internacionalización, Pedro Sánchez Izquierdo. Y la responsable del Área de Inclusión y Calidad de Vida, Pamela Bordón.

Además participaron de la actividad decanos y referentes de las Unidades Académicas, del Centro de Idiomas. También directores de las escuelas inicial, primaria, preuniversitarias. Y responsables de las bibliotecas de la UNL, quienes recibieron el equipamiento para dotar sus espacios de mayor accesibilidad.

El Proyecto MUSE nació con la intención de generar un fortalecimiento de universidades latinoamericanas en el área de accesibilidad. El Área de Inclusión y Calidad de Vida de la Secretaría de Bienestar, Salud y Calidad de Vida de la UNL fue invitada a participar por su trabajo y trayectoria en el tema. Es importante destacar que de Argentina solamente participaron dos universidades nacionales. La Universidad Nacional de Rosario y la UNL.

“Hoy es un día de orgullo para la Universidad. Celebrar con un hito de esta naturaleza la continuidad de una política que lleva más de 12 años en la UNL. Estamos redoblando esta apuesta por trabajar más y mejor en inclusión y calidad de vida. Es importante que a partir de hoy este compromiso sea también tomado por todos y cada una de las dependencias de esta casa. Tenemos que seguir trabajando para garantizar las mismas condiciones de equidad para toda persona que quiera desarrollarse en la UNL”. Enfatizó el rector de la UNL, Enrique Mammarella.

Conclusiones finales y entrega de equipamiento tecnológico

Durante el acto, la responsable del Área de Inclusión y Calidad de Vida, Pamela Bordón, remarcó que la participación de la UNL en el MUSE arrojó un balance positivo en políticas públicas y en temáticas relacionadas con la inclusión.

“Nuestra participación nos permitió fortalecer las prácticas cotidianas para lograr que la Universidad sea lo más inclusiva posible. Por otra parte pudimos compartir experiencias y estrategias con universidades europeas y latinoamericanas. Nos posibilitó aprender generando oportunidades para pensar y hacer posible realmente el acceso de las personas con discapacidad a la educación superior”. Explicó Pamela Bordón.

Entrega de equipos

Siguiendo con los ejes de trabajo del Proyecto, se realizó la entrega de equipamiento y tecnologías asistivas. La incorporación de equipamientos tiene el propósito de generar espacios más accesibles. Además para facilitar la autonomía de las personas con discapacidad de la comunidad universitaria.

Cada kit estaba compuesto por una notebook, un auricular intrauditivo, un pendrive, un mouse inalámbrico, parlantes y una pizarra. El Centro de Idiomas sumó a su equipamiento unos parlantes y un disco externo. Las bibliotecas sumaron a su kit un dispositivo portátil de lectura auditiva denominado PROCER. Este dispositivo de lectura auditiva convierte el texto impreso en audio y está pensado para personas ciegas, con disminución visual o con dislexia que tengan alguna dificultad para acceder al texto impreso.