Las dos líneas de trolebuses que circulan por la ciudad funcionarán con electricidad generada en una planta solar situada en San Lorenzo.

 

La ciudad presentó el proyecto Bio Bus, un programa que apunta a la flota de 38 trolebuses (la K y la Q) que en pocas semanas funcionarán gracias a electricidad generada en la planta de energía solar que la provincia tiene en las afueras de San Lorenzo.

 

La ciudad será pionera a nivel latinoamericano en el uso de colectivos para el transporte público que generarán cero emisiones de gases contaminantes con efecto invernadero.

Otro punto a tener en cuenta es que la electricidad es generada de manera local, en este caso en la planta fotovoltaica que el estado provincial instaló cerca de San Lorenzo. Esto genera economías de escala por la cercanía y minimiza el impacto ambiental al achicar las distancias de flete.

Precisiones

Bizzo detalló que el objetivo es “migrar” el 100 por ciento de los trolebuses desde las energías convencionales a las renovables. “El ahorro en términos de emisión de gases es drástico, porque esto genera cero. Serán los primeros vehículos de transporte público de Latinoamérica con cero emisiones de efecto invernadero”, aseguró.

Si bien los trolebuses ya andaban con electricidad, lo que cambiará a partir de ahora es el modo en el cual se fabrica esa electricidad.

“Es la propia producción de la energía la que genera cero emisiones, ya que no se usan combustibles fósiles, por lo que estos vehículos cierran un círculo con cero emisiones tanto en lo urbano como en el origen”, agregó el funcionario.

Bizzo detalló el “tridente” sobre el cual funciona este circuito: la planta le vende la energía renovable a la EPE, que a su vez tiene un nuevo modelo de negocios de gestión de las renovables, y finalmente la Movi compra esta energía renovable.

Si bien desde lo económico el costo todavía es similar al de la electricidad generada de manera convencional, esos costos bajarán en la medida que se incremente la producción de la planta de San Lorenzo, algo que está en carpeta.

Biodiesel

Los colectivos “solares” se sumarán a la flota urbana que ya utiliza al menos en parte energías renovables, al haber reemplazado el diesel convencional por biodiesel.

Bizzo subrayó que en la actualidad existen alrededor de 250 unidades en Rosario que funcionan con un corte de 25 por ciento de biodiesel y otras 3 unidades que van al 100 de biodiesel, mientras que está en carpeta otro proyecto de bus híbrido.

Este cambio en la matriz de combustibles también impacta en los dos frentes, tanto el económico como el ambiental. Y le suma incluso una pata social, ya que el 80 por ciento del biocombustible es de fabricación local, lo que genera empleo.