En el último tiempo Cacho Castaña ha estado varias veces en el ojo de la tormenta pos sus comentarios sobre las mujeres. Y como si no le hubiese alcanzado, en los últimos días volvió a entregar frases repudiables. El cantante dijo que a las mujeres hay que “volteárselas” y volvió a encender la mecha de la polémica.

De la misma manera ocurrió con Gerardo Romano. Al hablar de sus encuentros sexuales con mujeres de diferentes edades, aseguró: “Noto diferencia con la más grande porque, por la menopausia, se le seca la con… Digamos las cosas como son. Yo he escuchado mujeres decir en televisión: ‘me la seca’ como los hombres decimos ‘me la baja’. Si igualamos, igualemos. La misma libertad y franqueza para referirnos a nuestras partes íntimas“.

Por estas declaraciones de los artistas, el Instituto Nacional de las Mujeres los denunciará en la Justicia. De la misma manera que lo hizo con Gustavo Cordera. Fabiana Túñez, titular del organismo, sostiene que tanto Castaña como Romano ejercieron violencia simbólica contra la mujer.