Alberto Boz: En 2018 “el aumento del combustible alcanza el 70%”

Mariano Boz, de la Cámara de expendedores de combustibles de Santa Fe analizó por Cadena Oh! el impacto del nuevo aumento del precio del gas oil en el sector y sus repercusiones en otros ámbitos de la economía argentina

“Algunas petroleras ya han modificado los precios en lo que es surtidor, puntualmente Axion, tanto nafta como diesel, alrededor de un 5%. Lo que es Shell, YPF y las otras petroleras aún no han movido. Pero sabemos que se turnan, modifican unas y a las pocas horas modifican las otras. YPF cambia desde la casa central, el estacionero no tienen la posibilidad de tocar nada. Shell, como las demás, lo que hace es modificar los costos y el estacionero lo único que hace es trasladarlo al surtidor” explicó Boz de la Cámara de expendedores de combustibles y de Faeni

“Los clientes, por supuesto, se quejan. Estamos preocupados porque los últimos aumentos hacen que sea tan caro el combustible para lo que están los sueldos de los argentinos que nosotros lo único que hacemos es trasladar ese incremento al surtidor, resignando márgenes. Estamos ganando en términos absolutos el mismo importe por litro de combustible ya hace varios aumentos”, comentó

El comportamiento de los consumidores

“Por un lado la perdida de volumen total, que no se venía dando en Argentina hace mucho tiempo. Es decir, que un mes se venda menos que el anterior, haciendo comparación interanual. Comparo este mes, con el mismo mes del año anterior”, dijo Mariano Boz

Asimismo explicó que en esto tiene “gran influencia la poca cosecha que ha habido en todo el país, eso hace que el consumo de gas oil en las estaciones de ruta haya bajado considerablemente. En las estaciones de ciudad se ve pérdida de ventas. Y otra cosa es la migración de las naftas premium a la nafta super o a la fórmula diesel”.

¿Por qué aumenta?

“Las petroleras aducen que esto es porque todavía no hemos llegado al precio internacional que, por ejemplo en nuestra región lo tiene Uruguay: ellos no tienen petróleo, el gobierno no incide para nada en el precio, importan todo el producto y lo trasladan directamente al surtidor. En dólares estamos más baratos que Uruguay, un poquito más barato que Brasil.

“Pero en lo que va del año, con este aumento de ahora,  alcanza el 70% y por supuesto los sueldos de los argentinos han quedado atrasados comparados con este incremento

“La gente modifica su vida y su forma de consumir. Por supuesto, quien lo necesita para trabajar lo sigue haciendo pero el consumo de ocio…Lo veo en mis amigos no más, cuando vamos a jugar al fútbol. Antes éramos 16 en 16 autos, ahora somos 16 en 3 autos, nos pasamos a buscar y eso son menos litros para vender”, comentó Boz.

Boss subrayó, “Los estacioneros no somos formadores de precios, entendemos a la gente. Las petroleras dicen que no hemos llegado al precio internacional, el gobierno nacional dice que con este aumento estaríamos en el precio equilibrado, hay que ver qué es lo que pasa. Hay que ver si sólo vemos la parte económica o también se empieza a ver la parte política y decir que no puede seguir aumentando de esta manera. Sabemos la incidencia que tiene en nuestro país en el resto de la economía. Parece que en Argentina todo está hecho de gas oil y termina padeciendo el consumidor de combustible y de cualquier otro tipo de producto que también termina sufriendo el aumento”.

El conflicto por las tarjetas de crédito

La Federación de la provincia de Santa Fe se encuentra con acciones respecto de la situación de las expendedoras y las tarjetas de créditoy Boss aclaró: “En épocas de estabilidad y que las cosas van bien hay costos que parecen insignificantes o no se les presta atención. En la situación que estamos ahora se miran todos los costos, uno que estamos teniendo hace varios años es el dinero plástico, particularmente las tarjetas de crédito. Sabemos la necesidad de financiación de la gente y que es un medio más seguro porque uno no va con efectivo.

“Antes cuando estaban los viejos aparatitos que la tarjeta se pasaba manual el cobro del comercio a las tarjetas no tardaba más de 48 horas, eso se fue estirando con el tiempo y ahora está en 28 días. Con estos aumentos que han sido bastante fuertes como el último que fue del 12% hace que estos negocios, las estaciones, son de mucho volumen de dinero pero de poco margen. Entonces cuando el aumento es superior al margen que gana el estacionero bueno, las ventas que realiza por este medio los últimos 28 días no es que no son sin ganancias sino que directamente son a pérdida y eso preocupa”, sostuvo Boz

Además, dijo que “otra cosa son las tasas que las tarjetas de crédito cobran a los comerciantes para operar por estos medio. En Chile, Uruguay, Ecuador se están cobrando tasas 3 veces más chicas que la que nos cobran en Argentina. Se hicieron dos presentaciones: una a Defensa nacional de la competencia, una denuncia administrativa por un abuso de posición dominante y, por otro lado, una demanda judicial. Se realizó todo lo necesario, la mediación previa, no se llegó a un acuerdo, entonces en estos días se presenta la demanda. También, hay un proyecto de ley en el Congreso para intentar modificar estas alícuotas. El objetivo es beneficiar al sector pero sobre todo no seguir perjudicando al consumidor que viene de a pie y te dice:¿cómo puede ser ayer bajó el dólar y ahora aumenta de nuevo?”.