Argentina es de los países con mayor consumo de sal con valores diarios que duplican lo recomendado por la OMS. Según este organismo, no se deberían consumir más de 5 gramos diarios. En Argentina consumimos 11 gramos por día, con el riesgo que eso implica, sobre todo respecto al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

Con historia

Para revertir esas alarmantes cifras, en 2013 se sancionó la ley 26.905 de Reducción del Consumo de Sodio. La misma dispuso una disminución de un 15% del sodio en algunos grupos de alimentos procesados. Ahora, se ordenó una nueva reducción, de entre 5 y 14%. Las empresas tendrán un plazo de 18 meses para adecuarse a la nueva disposición.

Para ello, mediante una Resolución Conjunta 1/2018 se dispuso la modificación de 26 artículos del Código Alimentario Argentino (CAA) que abarcan a galletitas, panificados, bizcochos, fiambres, embutidos, sopas y caldos. En cada una de las categorías se dispuso una reducción de un 5% respecto de los valores que se habían establecido en la ley de 2013, en lo que constituye la segunda disminución del contenido de sodio de estos alimentos, que se da en el marco de un plan de descenso escalonado.

“Esto es un proceso continuo, esta resolución que salió recientemente publicada fue aprobada en marzo por la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL), que en junio aprobó una segunda tanda de alimentos que está en trámite administrativo para ser publicada próximamente. Y en noviembre se hará una nueva reunión de la para analizar otro grupo de alimentos”, explicó a Clarín Verónica Schoj, directora nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles de la Secretaría de Gobierno de la Salud.

“La hipertensión arterial es el factor de riesgo más importante en la mortalidad cardiovascular en la Argentina, siendo el consumo de sal el principal determinante de la hipertensión arterial”, añadió. “Las políticas de disminución de sodio son altamente costo-efectivas para reducir la carga de enfermedad cardiovascular y disminuir los costos sanitarios”, agregó la funcionaria.

Alimentos incluidos

El listado de alimentos de esta tanda pertenecen al grupo de productos cárnicos y derivados, y un grupo de farináceos. En 2013 se había incluido a sopas y caldos entre los productos que debían reducir un 15% de sodio.

“En todo este proceso, en las dos aprobaciones, estamos bajando el límite (de sal permitida) y agregando nuevos grupos de alimentos que no estaban incluidos en la ley de 2013. Por ejemplo los quesos no estaban en la ley, y este año abrimos una mesa técnica para estudiarlo”, agrega Schoj.

Además de una reducción en alimentos industrializados, la Ley 26.905 establece también que debe haber menús alternativos de comidas sin sal agregada, también limita la oferta espontánea de saleros, impulsa la disponibilidad de sal en sobres y de sal con bajo contenido de sodio en establecimientos gastronómicos.

El paso a paso

“Esta nueva reducción de sodio es un gran paso”, dijo Schoj, aunque añadió que se debe tener en cuenta que los argentinos “consumimos el doble de la sal recomendada por lo que es fundamental para avanzar que la población cocine con menos sal, no agregue sal a la comida y consuma cada vez menos alimentos procesados y más frutas, verduras y otros alimentos frescos”, dijo.

“Llevamos muchos años trabajando en este tema, que comenzó en 2009 con la campaña ‘Menos sal más vida” y luego pasó por una etapa de acuerdo voluntario para la reducción del sodio y en 2013 con la sanción de la ley. Ahora ya se está trabajando con una comisión nacional para lograr una reducción del consumo de sodio en alimentos de alto impacto, de consumo muy masivo, como los aderezos”, señaló Judith Zilberman, presidenta de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial.

“Acá lo importante es que los productores se siguen comprometiendo y desde la salud pública también, y que esto se mantenga en el tiempo. Es importante que se comprometan cada vez más”, añade la especialista. Y estimular el consumo de más alimentos con menor contenido de sodio. “Argentina tiene un consumo que es el doble de lo recomendado y comemos alimentos con alto contenido de sodio y al final del día tiene un consumo importante. Además, hay costumbres, como tener el salero en la mesa, debemos concientizar y entender que los alimentos juegan un rol importante en las cifras de la hipertensión arterial”, afirma Zilberman.

“De cualquier manera, debemos entender que bajarle un 5% de sodio a un chacinado no lo convierte en saludable. Debe mantenerse la recomendación de consumirlo esporádicamente. Lo mismo con los panificados”, cierra Schoj.