Alejandro Grandinetti

Nadie duda que la intendencia de Rosario es el lugar más preciado de la provincia en materia electoral. Y el más férreo bastión del socialismo del país. Pero al cumplir 30 años consecutivos de mandatos socialistas muchos anuncian el fin de un ciclo en la ciudad.

El resultado de las elecciones intermedias de 2017 donde Cambiemos logró 207 mil votos y el oficialismo tan sólo 91 mil provocó replanteo de la estrategia. Para evitar el agotamiento de la gestión. Por eso, se entiende la inversión millonaria de recursos provinciales en la ciudad de Rosario. Tiene como objetivo acortar diferencias con el candidato Roy López Molina que ya les ganó a Pablo Javkin y a Roberto Sukerman y parece encaminarse al Palacio de los Leones.

Sin apariciones nuevas que puedan acercarse a los votos de Cambiemos, “el hombres más buscado” es el actual diputado nacional del Frente Renovador Alejandro Grandinetti por haber obtenido un gran caudal en las elecciones de 2015 y dar el perfil que busca la clase media rosarina.

Grandinetti es codiciado hoy por el Frente Progresista Cívico y Social porque no encuentra entre sus filas un candidato que enamore el centro de la ciudad. Pero también el justicialismo pretende armar un frente en la ciudad donde el Frente Renovador pueda participar con el periodista rosarino.

Mientras tanto, el actual diputado nacional massista, se sienta con todos los referentes políticos ante la falta de acuerdo con el sector de Omar Perotti. Y anticipa que de no lograr un entendimiento irá por la reelección de su banca en la Cámara de Diputados por el Frente Renovador con lista propia en las elecciones nacionales del 11 de agosto próximo.