La sonda espacial BepiColombo envió este fin de semana su primera selfie de su viaje a Mercurio, una imagen que confirma que, según lo previsto por la Agencia Espacial Europea (ESA), sus paneles solares se desplegaron correctamente.

El módulo de transferencia, que junto con dos orbitadores y un escudo térmico partió este viernes desde la Guayana Francesa, está equipado de tres cámaras de monitorización, que proporcionan fotografías en blanco y negro con una resolución de 1.024 por 1.024 píxeles.

La instantánea recibida muestra uno de los paneles y “es perfecta”, indicó satisfecho el director de Ciencia de ESA, Günther Hasinger. “Es la confirmación visual de que todo va bien”, añadió el alemán.

Las cámaras de monitorización se emplearán según sea necesario durante la fase de crucero, sobre todo durante los nueve sobrevuelos que efectuará a la Tierra, Venus y Mercurio antes de alcanzar la órbita de ese planeta, el más pequeño y cercano al Sol de nuestro Sistema Solar.

Las otros dos cámaras del módulo se iban a activar durante el fin de semana. Y aunque uno de los orbitadores del planetario a Mercurio desarrollado por la ESA también dispone de una cámara, ésta sólo funcionará cuando se separe del módulo de transferencia al llegar a su destino a finales de 2025.

Esta misión es la primera de la ESA a Mercurio y se lanzó junto con su homóloga japonesa, JAXA, en un intento por descifrar los numerosos incógnitas de ese planeta, sólo visitado en el pasado por otras dos naves, Mariner 10 y Messenger, ambas estadounidenses.

Fuente: EFE