Hugo Moyano presente en Luján
El secretario general del Sindicato de Choferes de Camiones participó de una misa para pedir “paz, pan y trabajo”. Daniel Scioli, Guillermo Moreno y Verónica Magario también estuvieron presentes.

 

En medio de la fuerte tensión con el Gobierno, Hugo Moyano participó de una peregrinación y misa en la Basílica de Luján para pedir “paz, pan y trabajo”. La celebración estuvo a cargo del arzobispo Agustín Radrizzani y el secretario general del Sindicato de Camioneros estuvo acompañado por intendentes del PJ, dirigentes sociales y sindicalistas.

Entre los presentes se destacaron la intendenta de La Matanza, Verónica Magario; el exgobernador Daniel Scioli; el exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno; Felipe Solá; el titular de Suteba, Roberto Baradel; Julián Domínguez; el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, y el diputado Fernando Espinoza, entre otros.

El conflicto entre la gestión de Mauricio Macri y el sindicato de Camioneros se agudizó en los últimos días luego de que el Gobierno anunció un proyecto que busca reemplazar parte del transporte de cargas -que está en manos del sindicato de Moyano- por bitrenes, un tipo especial de camiones con doble acoplado que no están bajo el ala del actual presidente de Independiente. La idea es que hacia 2025 el 25% que se transporte en trenes.

La iniciativa se sumó al fallido pedido de detención que el fiscal Sebastián Scalera formuló en contra de Pablo Moyano por un supuesto fraude millonario en Independiente. Para el líder Camionero, el Gobierno estuvo detrás de la resolución judicial que fue rechazada por el juez Luis Carzoglio.

Ante este complejo frente judicial y en medio de la crisis económica del país, el Frente Sindical para el Modelo Nacional que encabeza Moyano buscó acercarse a la Iglesia. Radrizzani pidió la unidad del pueblo y si bien no incursionó en críticas puntuales hacia la actual gestión, no evitó referirse al difícil contexto económico del país.

“La brecha entre ricos y pobres se hace cada día más grande. En esta grieta hay pecado, pecado personal y estructuras de pecado”, sostuvo en un tramo de la misa.

Fue justamente el dirigente de Independiente quien habló en la previa de la misa. “Es una movilización distinta a la que estamos acostumbrados todos los días. La Iglesia va a dar un mensaje a los trabajadores en esta situación tan delicada que están viviendo millones de argentinos con un modelo económico que sigue excluyendo. Ojalá que la homilía sea escuchada por el Presidente (Mauricio Macri) y dé respuesta a los problemas de la gente”, subrayó Pablo Moyano en declaraciones a FM La Patriada.

Tras la misa, el diputado Fernando Espinoza afirmó que “no se puede seguir así”, en relación al rumbo económico de la Argentina, mientras que Magario sostuvo que “las políticas que están llevando adelante Macri y Vidal están deteriorando a nuestro pueblo”.