El exgobernador está en la mira de la justicia.

Luego de que el fiscal de La Plata, Álvaro Garganta, pidió elevar a juicio oral la causa que investiga diferentes irregularidades en su gestión en la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli se defendió y vinculó la resolución judicial con las elecciones del próximo año. “Cuando se empieza a analizar el escenario electoral se aceleran y surgen estas cuestiones”, expresó.

El exgobernador está en la mira por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y tráfico de influencias. La megacausa está dividida en 9 casos y consta de 63 cuerpos y 293 expedientes. Entre otras cuestiones, a Scioli se lo investiga por irregularidades en Aguas Bonaerenses, IOMA, el Puerto de La Plata y por haber adjudicado de manera irregular a Ricardo Estanislao Miller, nueve obras públicas por más de $117 millones para construir Unidades de Pronta Atención en la Provincia. El empresario ganador de la licitación luego le compró un terreno al excandidato presidencial.

En diálogo con Radio Mitre, el dirigente del PJ se quejó de que la causa en la que se lo investiga “se fue desvirtuando” y aseguró que “se encargará de aclarar y revertir” su situación judicial.

Clima electoral
Al ser consultado sobre el hecho de que el fiscal Garganta haya pedido la elevación a juicio oral tras su discurso en el acto por el Día de la Lealtad en Tucumán, el exfuncionario intentó no polemizar pero vinculó la resolución con el inicio del clima electoral. “No quiero hacer más especulaciones políticas. Ando por la vida pensando bien y con buena fe, pero obviamente me ha llamado la atención que por un momento determinado en el que se empieza a analizar el escenario electoral del año próximo, de posibles precandidatos, se aceleran y surgen estas cuestiones. Pero lo tomo con tranquilidad, no busco ningún tipo de victimización”, aseguró.

La megacausa fue impulsada por Elisa Carrió y también están involucrados el exjefe de Gabinete, Alberto Pérez; Walter Carbone, el hombre del dragón; el exdirector de Aguas Bonaerenses, Guillermo Scarcella; el exministro de Salud, Alejandro Collia; y el propio Miller, entre otros.

Ésta última es la más compleja, ya que en el expediente consta que Miller realizó diferentes mejoras en el inmueble que se encuentra dentro del predio La Ñata, el histórico búnker naranja del excandidato a presidente del Frente Para la Victoria. Un informe catastral de ARBA detalló que en 2013 el inmueble tenía 1890 metros cuadrados cubiertos terminados y para 2017 la superficie ascendía a más de 3.000 metros cuadrados, lo que demuestra la materialización de las mejoras a favor de la empresa de Scioli.