Agustín S. quedó libre luego de un acuerdo entre el fiscal y la defensa.

 

Agustín S. (21), imputado por el crimen de Carlos Nicolás Milessi (31), ocurrido el pasado martes en el barrio San José, recuperó la libertad este viernes por la mañana. La resolución estuvo a cargo del juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), José Luis García Troiano y tuvo lugar en la Sala I del subsuelo de tribunales.

La excarcelación del magistrado de primera instancia se dio luego de que la defensa del acusado, a cargo de Raúl Sartori y el fiscal del caso, Andrés Marchi, acuerden una serie de medidas alternativas a la prisión preventiva.

El joven fue detenido el pasado martes tras asesinar a un hombre que irrumpió armado a su vivienda y terminó siendo abatido con tres impactos de bala de una pistola Bersa calibre 22 que estaba en poder del imputado. La misma había sido adquirida por el acusado una semana atrás del hecho ante una serie de reiterados robos sucedidos en el barrio de los cuales uno de ellos tuvo como víctima a su madre.

Desde ese entonces Agustín S. permaneció en calidad de aprehendido por orden del fiscal Marchi. El pasado miércoles fue imputado por el delito de “homicidio calificado por el uso de arma de fuego” aunque también, el funcionario judicial le atribuyó otra calificación alternativa, la de “homicidio calificado por el exceso de la legítima defensa”.

La víctima, según develó la investigación llevada a cabo por agentes de la Policía de Investigaciones (PDI), registró tres impactos de bala ubicados, dos en el omóplato y uno en la zona lumbar. Todos provenientes de la pistola que tenía en su poder el joven imputado, el cual oficia como mecánico.

Medidas de control

La resolución del juez García Troiano determinó que el imputado deberá presentarse una vez por semana en la Fiscalía de Homicidios para así demostrar que se encuentra sujeto al proceso que lo tiene involucrado. Además ordenó que próximamente se le coloque una pulsera de geolocalización (electrónica) la cual deberá ser gestionada por la Oficina de Gestión Judicial de primera instancia de tribunales.

Por otro lado, el magistrado le prohibió al imputado que se acerque a la jurisdicción del barrio Las Flores ya que allí residen los familiares de Milessi.

Satisfacción

“Los elementos probatorios que se encuentran en la causa, hasta este momento, acreditan que el hecho fue con fines de robo. Yo creo que ahora la Fiscalía tiene que profundizar la investigación para saber quien era esa tercera persona que falta en el lugar del hecho que supuestamente era el acompañante de la víctima”, destacó, tras culminar la audiencia, el abogado del imputado.

“Ahora el fiscal va a tratar de profundizar la investigación para ver si encuentra un elemento que pueda llevar a incriminar a mi defendido o para terminar de esclarecer el hecho. Hasta tanto no haya un elemento que complique la situación de mi defendido seguirá en estado de libertad”, agregó.

Según Sartori, todavía no se logró acreditar quien es el titular de la camioneta Peugeot 504 blanca que fue hallada a escasos metros de donde fue encontrado el cuerpo de Milessi, en calle Presbítero Luis V.Dusso a metros de la vivienda de Espora al 3800 donde ocurrió la balacera. “Eso no solamente va servir para confirmar la inocencia de mi defendido sino para esclarecer el hecho”, resaltó.

El letrado también se refirió al allanamiento efectuado en las primeras horas del jueves, el cual tuvo como fin encontrar el teléfono celular del imputado que desde la mañana del martes desapareció y generó un misterio en los investigadores. “El resultado fue negativo, no hay nada que complique la situación de mi defendido”, explicó.

“Para mí es un caso típico de robo. No se si fueron por la moto, si fueron por dinero pero no es normal una situación de esas”, acotó el defensor particular de Agustín S.

El móvil que no fue

Sobre el supuesto móvil que podría haber existido en torno al violento episodio, Sartori opinó sobre los trascendidos. “Yo he escuchado varias versiones, como que le habían prestado plata a mi cliente, como que se conocían y hasta el día de hoy no hay una prueba que acredite que se conocían ni que mi cliente le debía dinero”, sostuvo.

“Hasta el día de hoy no hay una prueba que acredite que se conocían ni que mi cliente le debía dinero”.

Asimismo, el abogado destacó que existen pruebas que acreditarían que su cliente no habría necesitado dinero. “Tenemos acreditado fehacientemente una operación en la cual la madre de mi cliente había recibido el pago de la venta de un campo del cual ella era propietaria de una cuarta parte dado que venía de una herencia por lo cual no hay nada que acredite que mi cliente le había pedido plata a Milessi”, confirmó.

Antes de la libertad, la imputación

Previo al fallo del juez García Troiano, el fiscal Marchi le amplió la imputación a Agustín S. y le atribuyó el delito de “tenencia indebida de arma de fuego de uso civil”, ya que el mismo utilizó el arma de fuego para matar a Milesi, con una pistola sin la respectiva documentación.

Sobre dicha arma, el joven optó por no decir donde la consiguió pero sí argumentó, el pasado miércoles en la audiencia imputativa, que la había adquirido por la gran cantidad de asaltos a mano armada que se registraron en la zona del barrio San José.