José Corral y Alfredo Cornejo
El intendente santafesino José Corral participó en Buenos Aires de un encuentro de legisladores y dirigentes radicales, convocada por la conducción del partido que preside Alfredo Cornejo.

 

“Traemos la voz y la mirada de todos los rincones de la Argentina, de quienes están atravesando un momento de dificultades, pero a la vez tienen la expectativa y la esperanza de que esta sea la última gran crisis que atraviese el país”, destacó.

José Corral, integrante de la mesa de conducción de la UCR y presidente del comité nacional durante los dos primeros años del gobierno de Cambiemos, participó este viernes de un encuentro de legisladores y dirigentes que estuvo encabezado por el presidente del partido, Alfredo Cornejo, y en el que se ratificó el compromiso del radicalismo con Cambiemos.

“Traemos la voz y la mirada de todos los rincones de la Argentina, de los que quieren progresar, de quienes están atravesando un momento de dificultades, pero que tienen mucha expectativa y trabajan para que esta sea la última gran crisis que atraviesa el país”, resumió el intendente santafesino y dirigente de Cambiemos Santa Fe. Por eso, señaló que “los radicales aportamos nuestro compromiso con el país”.

También señaló que entre los desafíos del partido, “está trabajar para que el año que viene el cambio llegue a muchas provincias”, y recordó que en 2017 “el radicalismo lideró la propuesta legislativa en muchos distritos, y la gente nos acompañó con su voto”.

Tras el encuentro, se emitió un comunicado oficial en el que se remarca que “los radicales no creemos en soluciones mágicas y no cedemos a la demagogia de las respuestas fáciles o de los señalamientos ligeros; aportamos y practicamos lo que entendemos puede contribuir con el gobierno y con la sociedad: responsabilidad, compromiso y vocación de transformación”.

En esa línea, se remarcó que “la Unión Cívica Radical siempre se ha valido de estos tres insumos: responsabilidad para gobernar, compromiso para representar y transformación para que la política no pierda su sentido”.

El texto también enfatiza que “el verdadero cambio es esa transformación profunda que estamos transitando, y al mismo tiempo trabajosa y esperanzada. Un país sin impunidad, una país con datos fiables y sin mentiras, un país de responsabilidades compartidas, un país que lucha contra sus lacras, un país que enfrenta sus desafíos económicos con sensibilidad social, un país con una infraestructura pensada para el desarrollo y la integración, un país que no renuncia a su protagonismo internacional, un país que aprovecha adecuadamente sus recursos naturales, un país con una agenda pública menos atada al pasado y que desafía más al futuro, un país donde ser hombre o mujer no debe constituir una diferencia en el ejercicio de los derechos”.