La nena tenía 10 años

Sheila Alejandra Ayala, la nena de 10 años que era buscada desde el domingo y ayer fue encontrada asesinada en la localidad bonaerense de San Miguel, murió estrangulada con una sábana, según confirmaron los datos preliminares de la autopsia.

Los peritos encontraron un “surco de ahorcadura de 3 cm de ancho” en su cuello. La joven presentaba además “fracturas no vitales de los arcos costales anteriores derecho e izquierdo”. Se van a hacer estudios complementarios, porque hasta ahora no se puede descartar que Sheila haya sido víctima de abuso sexual, indicaron las autoridades.

Sheila había desaparecido el domingo pasado alrededor de las 12 cuando fue vista por última vez jugando con amigos en el predio de San Miguel donde vivía con su padre.

El cuerpo de la nena fue encontrado en un bolsa tirada entre dos paredones a pocos metros del departamento de sus tíos, Leonela Ayala (24) y su marido Fabián González Rojas (24), que fueron detenidos tras confesar el crimen. “Tomamos droga y alcohol y no sabemos cómo llegamos a eso”, dijeron en sede policial.

La confesión de los tíos ante el comisario no sirve como prueba, por eso, deberán reconfirmarla ante el juez de Garantías de San Martín, Mariano Grammático Mazzari, y el fiscal de instrucción local, Gustavo Carracedo. Una testigo declaró ante los investigadores que escuchó a Sheila decir: “Ahora voy, tía”. Esa fue la última vez que se supo de ella.

La pequeña estaba desnuda y sus prendas de vestir sueltas en el bolso: una remera fucsia y blanca, un pantalón de joggin gris, una bombacha blanca y una sandalia marrón correspondiente al pie izquierdo.

Rojas tiene antecedentes penales: en 2013 fue detenido por robo. El joven nació el 19 de enero 1994 en la ciudad de Encarnación, Paraguay, pero vive en el barrio Trujui, de la localidad bonaerense de San Miguel, donde trabajaba como albañil. Leonela Ayala, tiene 25 años. Ante las cámaras de televisión, los dos se mostraron muy preocupados por la desaparición de la nena.