La decisión de Copa Argentina, en conjunto con AFA, parecen alejar definitivamente la chance que el superclásico rosarino se juegue en su ciudad natal y con público de ambas parcialidades. Es por eso que este jueves creció fuertemente el rumor que el choque se efectuaría en el sur del Gran Buenos Aires y a puertas cerradas.

Si bien la primera alternativa era Lanús, el 1 de noviembre el estadio Granate estará siendo utilizado por Copa Sudamericana para Defensa y Justicia ante Junior de Barranquilla. Las otra variantes (Temperley y Banfield) parecieron caerse por motivos económicos y de logística, por lo que el escenario que albergará el derby, salvo algún imponderable de última hora, será el de Arsenal de Sarandí.

La organización ya tomó contacto con los directivos del viaducto y sólo resta la oficialización del escenario y el horario, que se resumiría a las 14 o 15 hs a los efectos que termine con luz natural la contienda que depositará a un equipo rosarino en semifinales de Copa Total Argentina.