Sí es real que los árbitros no están a gusto con la composición salarial, pero el fútbol no corre peligro. ¿Beligoy quedó en medio de un conflicto de intereses?

Ante el rumor que creció en las últimas horas, que los árbitros podrían parar el fútbol este fin de semana, hay que decir dos cosas. La primera, es que ese paro no ocurrirá, la segunda es que el malestar de los “pitos” acerca de su composición salarial es real. Y hay una tercera, según averiguó “Doble Amarilla”, en medio están los nombres de Federico Beligoy, titular de las tres A y Director Nacional de Arbitraje y de Guillermo Marconi, titular de Sadra y corrido un poco del eje actualmente.

Según pudo confirmar “Doble Amarilla”, la versión del paro surgió de las entrañas del Sadra y no sería más que un intento de Marconi de salir un poco del ostracismo en el que está ultimamente. Utilizando como base algo que es real: que Superliga jamás efectivizó el re­ajus­te sa­la­rial que prometió, desde agosto de 2017. Pero jamás se pensó ni se evaluó parar el fútbol. Federico Beligoy, en declaraciones a Clarín, lo dejó bien claro: “Co­bra­mos en fe­cha, nos pa­ga­ron el agui­nal­do, te­ne­mos una bue­na pa­ri­ta­ria… No hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de ir a un pa­ro”.

Según cuenta Clarín también, cuando se creó la Superliga, los jue­ces in­ter­na­cio­na­les ha­bían pe­di­do un 500% de au­men­to en la re­es­truc­tu­ra­ción sa­la­rial pa­ra di­ri­gir en el torneo, basados en que son “los más expuestos, por­que di­ri­gen los par­ti­dos de ma­yor ten­sión”. Y además, conociendo el hecho que los clu­bes son muy gran­des.

Aquella bandera la levantó el propio Beligoy, cuando todavía era árbitro y no el titular de la Dirección Nacional de Arbitraje. Es más, según averiguó “Doble Amarilla”, algunos pensaban que al ser nombrado en su nuevo cargo, Beligoy se correría de la dirección de la AAA, debido a un “conflicto de intereses” que eso generaba. Sin embargo, sigue firme en ambos lados y atiende de los dos lados del mostrador, algo que lo deja muy expuesto.

Actualmente, los árbitros están por cobrar un aumento del 10% y un 5% más en diciembre de este año, lejos de sus pretensiones. Aprovechando el río revuelto y lo mal parado que queda Beligoy ante sus pares, Marconi y el Sadra salieron a agitar las aguas y a amenazar con un paro que sólo encierra un intento de volver a posicionarse por parte del mediático ex árbitro, que quedó afuera de la AFA.

En medio de esta guerra de egos entre Beligoy y Marconi quedaron los árbitros, que quieren cobrar más y no ocultan su malestar. Sin llegar a pensar en parar la actividad, por ahora, pero sí con una molestía creciente.