Cuando parecía que 2018 estaba casi terminado en cuestión de anuncios de smartphones, Huawei presentó al teléfono que lo tiene todo: Huawei Mate 20 Pro.

El smartphone no deja de sorprender por todo lo que tiene, y aquí alguna de sus características.

Primer procesador a 7nm en Android

Es el primero en su tipo con el sistema operativo de Google y se posiciona mejor que la oferta de la competencia.

Triple cámara

40 megapíxeles para la cámara principal, 20 megapíxeles gran angular y una tercera de 8 megapíxeles capaz de zoom óptico se combinan para ofrecer probablemente la mejor cámara del mercado.

Lector de huellas en pantalla

Sin ubicaciones extrañas en la parte posterior el nuevo Mate 20 Pro tiene el lector de huellas al frente bajo la pantalla.

Reconocimiento facial

Utilizando un sistema similar al de Apple (y no básico como el de Samsung) Huawei logra un reconocimiento facial eficiente y seguro.

Pantalla

6.3 pulgadas de pantalla OLED con curvas en los laterales, relación 19.5:9 hacen que sea una gran ventaja, aunque el dispositivo tiene un notch para colocar cámaras y sensores, lo que no convence a todos.

Carga ultra rápida

El nuevo Mate 20 Pro puede cargar hasta 40W, mucho más que la carga rápida de sus rivales que llega a 25W. Esto le permitiría cargar el 70% en 30 minutos y posiblemente cargarla en su totalidad en menos de una hora.

Carga inalámbrica de dos vías

Además de tener carga inalámbrica, el mate 20 Pro puede además funcionar como cargador para otros teléfonos, simplemente apoyándolos.

Android 9

Es uno de los primeros smartphones en llegar de fabrica con el nuevo Android 9 Pie, lo que también es una ventaja frente a sus competidores, que deberán esperar para contar con este sistema operativo.

El nuevo Huawei Mate 20 Pro es sin dudas un gran teléfono con prácticamente todas las características que quisiéramos y más y de esta forma, la compañía cierra un 2018 que ha sido muy bueno y lo hace e la mejor manera.

El nuevo teléfono sale a la venta en Europa a 1049 euros, en consonancia con competidores como el iPhone XS o el Galaxy Note9.