El conflicto está trabado y no se vislumbra una solución rápida. El paro afecta a las principales ciudades del interior del país.

 

Pasaron ocho días del comienzo del paro nocturno en las líneas de colectivos de la ciudad. El conflicto parece estar trabado y no se vislumbra una solución. Por estos momentos no hay avances y siguen las negociaciones entre la UTA y el sector empresario.

En la segunda semana de iniciado el conflicto los empresarios aseguran que no cuentan con los recursos para hacer al frente al acuerdo paritario en el que se comprometían a abonar desde septiembre el 5,7% de incremento. Desde el pasado 8 de octubre las empresas no brindan servicio nocturno en el horario de 22 a 6 de la mañana y las complicaciones para los santafesinos son muchas.

Como si esto fuera poco, Marcelo Gariboldi, secretario adjunto de UTA seccional Santa Fe, aseguró que no descartan que se profundizar los paros y llevarlos a otros horarios.

El intendente de la ciudad José Corral explicó que “preocupa la situación de fondo en el tema del transporte ya que se está discutiendo en el presupuesto del año que viene pero hay que generar un fondo para el transporte público del interior. Se requiere de un apoyo que esperamos que se mantenga. Lamentablemente es un conflicto nacional y ojalá que mañana se logren acuerdos”.

Es importante aclarar que la medida de fuerza afecta sólo al transporte urbano y no a las empresas interurbanas o de larga distancia.