Elisa Carrió presentará un pedido de juicio político contra Garavano.

La interna en Cambiemos vive este martes un nuevo pico de tensión: Elisa Carrió presentó en la Cámara de Diputados el pedido de juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, por mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones. La diputada lo acusó de “proteger” a expresidentes.

La medida ingresó de manera oficial a la Cámara de Diputados minutos antes de las 18 horas, después de que el documento se cargara con todas las firmas de los legisladores de la Coalición Cívica.

La iniciativa de la Coalición Cívica se presentó en solitario, sin el apoyo de otros aliados a Cambiemos ni de opositores, luego de que la propia Carrió aseguró que “perdió la confianza en el Presidente en la lucha contra la corrupción”.

El pedido de juicio político contra el funcionario se fundamenta en los dichos del ministro sobre si Cristina Kirchner debería ir presa. Garavano sostuvo que “hay un uso errático y excesivo de la prisión preventiva” y lanzó la frase que tanto molestó a Carrió: “Nunca es bueno que se pida la detención o se detenga preventivamente a un expresidente”.

Pero además, según Carrió, el ministro incurrió en una “grave intromisión en las competencias del Poder Judicial y del Congreso”, al lanzar esa frase el día previo a que se conociera el fallo que absolvió al expresidente Carlos Menem.

Carrió había postergado por unos días la presentación del juicio político, pero este martes volvió a apretar el acelerador en su embestida contra el funcionario. “A mí no me vota la gente para callar estas cosas”, aseguró en el programa de Mirtha Legrand.

Entre otras cuestiones, acusó al funcionario de otorgarle protección política a los exfiscales Eamon Mullen y José Barbaccia al no haber impulsado desde su cartera la imputación por supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA.

En Cambiemos le bajaron el tono a la discusión con Carrió y clasificaron los dichos de la diputada como “una exageración”. Así lo afirmó el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, Pablo Tonelli. Por su parte, el legislador Eduardo Amadeo catalogó el pedido de “amenaza” dentro del partido y adelantó que no apoyará la medida.

Si bien el pedido de juicio político no avanzaría en Diputados, el impacto político de este nuevo capítulo de la interna entre Carrió y el Gobierno podría tener consecuencias. “En seis meses hay ruptura, ahora hay tiempo de recomponer”, expresó.