Luis Carzoglio, juez de Garantías de Avellaneda

Dos veces sonó el teléfono en la casa del juez bonaerense Luis Carzoglio, en Avellaneda. En ambas situaciones atendió la esposa del magistrado. Del otro lado de la línea, la misma voz le dijo las dos veces una frase prácticamente idéntica. El contenido, que no trascendió, estaría relacionado a la causa Independiente. Fue una amenaza. Y ocurrió durante el mediodía de este martes; el mismo día que, se especula, Carzoglio definirá sobre el futuro inmediato de Pablo Moyano: prisión o libertad.

Por eso, el juez de garantías de Avellaneda dará una conferencia de prensa a las 20 en el Polo Judicial de la avenida Mitre al 2500. Se especula con que Carzoglio relate las amenazas que sufrió su esposa y además hable sobre su resolución respecto del pedido de detención al vicepresidente de Independiente que hizo el fiscal de Lomas de Zamora Sebastián Scalera.

La denuncia fue confirmada a Infobae por fuentes judiciales. “Carzoglio está consternado”, contaron. El magistrado hizo la denuncia formal a la Policía y luego consultó con la Suprema Corte de la Provincia y después decidió dar una conferencia de prensa. “Esto así no va más, no se puede trabajar”, comentó el juez a sus allegados.

El caso Independiente entró ciertamente en una etapa turbia. El fiscal Sebastián Scalera está sorprendido por la repercusión que tuvo su pedido de detención. A su equipo le comenta que no esperaba que la información trascendiera hasta la definición del juez. Pero lo cierto es que la novedad se conoció el viernes por la noche, cuando lo publicó este medio.

El domingo, el abogado de la familia Moyano, Daniel Llermanos, denunció que el secretario general de Independiente y mano derecha de los líderes camioneros, Héctor “Yoyo” Maldonado, había sido asaltado por cinco hombres en dos autos en Capital, y que le robaron sus teléfonos y le dejaron mensajes intimidantes.

Desde Singapur, a donde fue para un congreso internacional de trabajadores del transporte, Pablo Moyano acusó a Scalera de ser un “payaso” y trabajar para Patricia Bullrich y para Elisa Carrió. Y luego denunció que Macri ordenó su detención. Su padre también resaltó que la familia es víctima de la persecución, en momentos en los crece la tensión social por el precio de las tarifas y la caída de los salarios. Así todo, Llermanos elogió en un programa de televisión a Carzoglio: “Si algo me da tranquilidad es que él sea el juez”.

Carzoglio, que además tiene a su cargo la investigación por abusos en las inferiores de Independiente, llegó a la Justicia de la mano del ex intendente de Avellaneda Baldomero “Cacho” Alvarez, tras ocupar la dirección del Cementerio Municipal. Hincha fanático de Independiente y peronista asumido, Carzoglio profesa su identidad jusiticialista cercana al duhaldismo.

Consciente de la importancia política que tendrá su fallo sobre la situación del vicepresidente del club de Avellaneda, y secretario adjunto de Camioneros, Carzoglio amaneció este martes en aparente tranquilidad. Mandó a su libreta de contactos la invitación para un agasajo que se dará hoy a la tarde en el Polo Judicial de Avellaneda: “Hoy, 18 horas, en el Polo Judicial Avellaneda, de Avda. Mitre 2615, de Sarandí, de nuestra ciudad, celebramos el 10mo. Aniversario de su puesta en marcha. Lo invitamos a compartir con nosotros una fecha especial para Avellaneda y para la Justicia. Gracias”.

Para ese momento, el magistrado de Garantías del sur del conurbano planeaba firmar su fallo después del brindis. Todavía no había sonado el teléfono en su casa.

Moyano, presunto jefe de asociación ilícita

Basado en testimonios de barras bravas detenidos, entre ellos el de Pablo “Bebote” Álvarez, “jefe” de la tribuna, detenido desde noviembre de 2017, y en la interpretación de conversaciones telefónicas hechas sobre los implicados, el fiscal Scalera avanzó en la acusación sobre Moyano respecto de su participación en la organización en su calidad de líder.

Scalera considera a Pablo Moyano sospechoso de integrar una asociación ilícita junto a la primera línea de la barra, que se dedicaba a defraudar al club de Avellaneda a través de la venta ilegal de entradas y el uso de socios truchos, operaciones por las que el club no percibía ingresos.

Para el fiscal general adjunto de Lomas de Zamora, a cargo de la investigación después de que fue corrida del cargo Viviana Giorgi (quien imputó originalmente al camionero), “Bebote” Álvarez y Pablo Moyano -aún peleados entre sí, según las escuchas- más parte de la barra se dedicaron entre 2014 y 2017 a gestionar, obtener, imprimir y revender entradas y “protocolos” para los partidos del equipo sin que la recaudación ingresara al patrimonio de Independiente. En los próximos meses, pericias informáticas y contables determinarán cuánto dinero perdió el club a partir de estas supuestas maniobras.

Esta semana se sabrá si la investigación continúa con Moyano -que regresa el jueves de Singapur- detenido o imputado pero en libertad. “El pedido de detención podría denegarse si el juez considera que los argumentos que aporta Scalera en su resolución no son suficientes para privar de la libertad a Moyano”, comentó a este medio una fuente que conoce el expediente, quien no descartó que Carzoglio finalmente rechace la solicitud del fiscal.

A pesar de que, como imputado, podría continuar el proceso hasta el juicio en libertad, Scalera pidió la detención porque considera que existe riesgo procesal si Moyano está fuera de prisión; esto es o entorpecer la investigación o fugarse. Aunque el líder sindical ya aclaró que no piensa escaparse de la Justicia.

Fuentes cercanas a la investigación también admitieron que el gobierno nacional está muy interesado en cómo se va a resolver el tema de la detención de Moyano, y cómo continuará la instrucción.

Hasta ahora los detenidos por esta causa son el dirigente del club Noray Nakis, el ex jefe de la barra Alvarez y también están en prisión los barras Gabriel Adrián “Tano de Gerli” Bertone, Adrián García, César Godoy, también conocido como “Pucho” o “Ninja”, Ariel “Cebolla” Romero, Eduardo “Pachi” D’Aquila, Damián Lagaronne y Roberto “Polaco” Petrov, además de barra, allegado a los Moyano.