Las autoridades de Educación escucharán a partir del miércoles a estudiantes y profesores. También al docente acusado de acoso.

 

La investigación abierta en el Ministerio de Educación provincial tras las denuncias de alumnas del colegio La Salle contra un catequista sumará esta semana nuevos testimonios. A partir del miércoles, funcionarios del Servicio Provincial de Enseñanza Privada (Spep) entrevistarán a estudiantes y profesores del colegio. Lo mismo harán con el docente a quien las alumnas acusan de acosarlas a través de las redes sociales.

El próximo miércoles, los supervisores de Educación volverán al colegio de Alem y Mendoza para continuar el sumario abierto la semana pasada.

Los funcionarios ya se entrevistaron con las autoridades del colegio y con las familias de dos alumnas de tercer año, quienes habían denunciado al profesor de catequesis por enviarles mensajes y fotos inapropiadas por WhatsApp. Las jóvenes volvieron a relatar ante los supervisores del ministerio lo que ya les habían contado a los directores del colegio a fines del mes pasado.

Según trascendió, las adolescentes mostraron además las capturas de pantalla de los mensajes y de las fotos que recibieron en sus celulares de parte del acusado.

Además, comentaron que otros alumnos y profesores ya habían tenido problemas con el mismo docente de catequesis o estaban al tanto de la situación vivida por ellas.

El viernes pasado, los funcionarios del Spep se comunicaron con las familias de estos alumnos para invitarlas a brindar su testimonio en el sumario.

Lo mismo hicieron con los docentes que habrían alentado a las alumnas para que comenten la situación con las autoridades del colegio.

Desde la cartera educativa aclararon que, hasta ahora, la investigación se acota a los mensajes que recibieron dos alumnas de tercer año entre el 24 y 25 de septiembre. Aunque, si de los testimonios de esta semana surgen indicios de otras irregularidades, se ampliaría la investigación.

“Por ahora —señalaron fuentes del Spep— no está puesta en tela de juicio la actuación del colegio, ya que se siguieron los pasos que corresponden para abordar estos casos”. Es decir, se activó el protocolo, se desplazó al profesor cuestionado y se notificó de todo lo actuado al ministerio.

Una vez que se concluya la investigación se evaluará si corresponde hacer una presentación ante la Defensoría de Niñez o denunciar el caso ante un fiscal del Ministerio Público de la Acusación.

El descargo

Entre los testimonios que los funcionarios del Ministerio de Educación provincial escucharán esta semana, estará el del mismo docente acusado, que tendrá oportunidad de hacer su descargo en el sumario.

El catequista denunciado ya había hablado con las autoridades del colegio, frente a quienes había negado las situaciones relatadas por las adolescentes.

Aún así, los directivos del La Salle decidieron separar al profesor del colegio hace dos semanas con el objetivo de preservar a las alumnas.

Días después de que se hicieran públicas las denuncias de las adolescentes, por los pasillos del colegio circuló además el rumor de que el docente había renunciado a su cargo.

Sin embargo, las autoridades de Educación no fueron notificadas de esta situación.

“En el ministerio no tenemos copia del telegrama, ni la escuela notificó nada al respecto”, sostuvieron desde el Servicio de Enseñanza Privada y advirtieron que “una de las primeras cosas que tendremos que averiguar es si el profesor continúa relacionado laboralmente con el colegio La Salle”.