Marco Giordano fue figura en las victorias del seleccionado de básquet, mientras Santiago Micaz participó en el triunfo albiceleste frente a Zambia en hockey sobre césped. Inmejorable domingo primaveral de sol en Buenos Aires.

La actuación de Marco Giordano fue la nota de los santafesinos en el primer día de competencias en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. El rosarino formado en el Club Atlético Temperley anotó el doble decisivo en el debut del seleccionado argentino de básquet 3×3 frente a Estonia. Fue victoria albiceleste por 22-19. Giordano tuvo una actuación convincente al aportar 14 puntos.

En la segunda presentación, el juvenil de Regatas Corrientes también fue el máximo anotador al firmar 10 unidades. En ese cotejo, Argentina venció a Rusia por 21-14.

El basquetbolista de nuestra provincia habló con este medio tras el cotejo ante Estonia. Se refirió al doble que marcó la victoria: “Fue algo lindo porque cerramos el partido ahí y de la mejor manera. Estábamos caídos y lo supimos levantar. Entonces fue como una satisfacción porque ya estábamos muy cansados”.

En el parque Urbano de Puerto Madero, el público colmó las butacas y los alrededores de unas tribunas naturales sobre unas lomas que rodean la cancha. “Son muchas sensaciones lindas. Jugar de local en un juego olímpico fue algo estupendo. Es algo único jugar de local. Toda la gente apoyando”, aseguró Marco.

Sobre el 3×3, el formado en Temperley afirmó: “Es una modalidad muy dinámica, muy rápida. No tiene un segundo de descanso”. Por otra parte, la ilusión de conseguir una medalla comenzó para él: “Todo deportista olímpico quiere llevarse una medalla a su casa. Va a ser nuestro objetivo y para lo que nos preparamos”.

Micaz triunfó con el equipo de hockey
Otro rosarino, Santiago Micaz, venció con el seleccionado argentino en el primer cotejo de hockey sobre césped masculino 5×5. Argentina superó a Zambia por 6-2 a estadio totalmente lleno. Micaz aseguró a Mirador Provincial: “Para ser un debut fue bastante bueno. Nunca había pasado esto de jugar con tanta gente en la cancha. Se siente hermoso, desde el minuto que arranca hasta que termina. Son 20 minutos, pero 20 minutos de emoción pura”.

El jugador de Universitario de Rosario lleva puesta una pulsera con el nombre y los colores de la entidad de la que proviene. “En el club siempre es muy lindo. Siempre hay apoyo. Estoy muy contento por el club al que pertenezco”, expresó Santiago.