Una de las marchas del #EleNão (Él No), en Brasil y el mundo.
“Yo no acepto un resultado diferente de mi elección”, amenazó el candidato de la ultraderecha, quien fue dado de alta después de haber sido apuñalado en un acto. Lleva a decenas de generales en sus listas. Mujeres marchan por “Él no”.

 

“Yo, por lo que veo en las calles, no acepto un resultado de las elecciones diferente de mi elección”, aseguró Jair Bolsonaro, candidato ultraderechista de Brasil que lidera las encuestas para la primera vuelta de las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre.

La amenaza antidemocrática, que fue hecha en el programa televisivo Brasil Urgente este viernes, no tiene precedentes desde la redemocratización del país tras la dictadura militar (1964-1985).

De hecho, según el diario Clarín, en estos comicios habrá un “sorprendente desembarco de militares en cargos electivos”. Bolsonaro tiene decenas de generales en sus listas y equipos de trabajo. Son nacionalistas y admiradores de la pasada dictadura.

“El PT solo gana mediante fraude”, señaló el capitán de la reserva del Ejército Brasileño en referencia al Partido de los Trabajadores (PT), del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y de su adversario en la carrera presidencial Fernando Haddad.

Bolsonaro no presentó pruebas o evidencias de sus acusaciones. No hay registro de grandes fraudes en el sistema electrónico de votación durante los 22 años desde su entrada en vigor en Brasil, informó El País.

Haddad va en segundo lugar en las encuestas y recorta la distancia con el primero: en el sondeo de Datafolha, publicado el viernes, Bolsonaro obtiene un 28% de la intención de voto en primera vuelta, frente a un 22% de Haddad. El ultra, con un rechazo de la población del 46%, no ganaría a ningún otro competidor en la segunda vuelta, prevista para finales de octubre.

Alta médica y campaña de “Él no”

El candidato ultraderechista recibió este sábado el alta luego de más de tres semanas de internación por una herida de arma blanca que recibió durante un acto de campaña.

El presidente del Partido Social Liberal, Gustavo Bebbiano, afirmó que el candidato está “plenamente recuperado”, aunque de momento no podrá hacer campaña en la calles, informó la agencia EFE.

Bolsonaro había ingresado al hospital Albert Einstein de San Pablo el 7 de septiembre pasado, un día después de ser apuñalado en la ciudad de Juiz de Fora, estado de Minas Gerais (sureste del país).

Bolsonaro, de 63 años, se trasladará ahora a domicilio de Río de Janeiro, donde reposará algunos días, agregaron las fuentes partidarias a EFE.

El capitán de la reserva del Ejército brasileño, un nostálgico de la última dictadura militar, recibió el alta el mismo día en el que mujeres en todo el país convocaron manifestaciones en su contra.

Miles de manifestantes salieron este sábado a las calles para pedirle a la ciudadanía que no vote a un “fascista”: “Él no” y “Él jamás” son las consignas que aglutinan a las mujeres.

“Estamos juntas en la calle porque un candidato a la presidencia del país, con un discurso fundado en el odio y en la intolerancia amenaza nuestras conquistas y nuestra ya difícil existencia”, dice el manifiesto de las protestas.