Inés Larriera
La presidenta de CONIN Santa Fe evaluó la situación social en Santa Fe luego de que el INDEC difundiera los datos de pobreza del primer semestre del año en todo el país.

 

Las organizaciones sociales de Santa Fe viven en carne propia las consecuencias de la pobreza que, en los números, refleja un incremento en todo el país, ubicándose en el 27,3% de la población, según datos difundidos ayer por el INDEC.

“Atrasamos 20 casilleros de nuevo”, se quejó la presidenta de la Fundación CONIN en Santa Fe, Inés Larriera, quien se mostró preocupada por los datos que podrían darse a conocer en los próximos meses.

“Se habla de que vamos a llegar (a una pobreza del) 30% o 31% posiblemente en los próximos meses”, dijo Larriera.

Para la dirigente social, quedó demostrado que no es posible reducir la pobreza sólo a través de la transferencia de activos porque -advirtió- “hay un piso que nunca se va a lograr perforar”.

“Tenemos que empezar a hablar de producir riqueza para poder distribuirla y así sí llevar adelante políticas que reduzcan la pobreza que lleva muchísimos años”, explicó.

Larriera dio el ejemplo de Chile, que logró reducir los números de la pobreza después de más de 10 años de estabilidad monetaria y económica.

Organizaciones sociales

Larriera remarcó el trabajo de todas las organizaciones sociales, ya que son éstas las que cuentan con el tejido armado para afrontar el incremento de la pobreza a través de copas de leche o la existencia de comedores comunitarios.

En ese sentido, destacó la falta de entidades dedicadas a la asistencia social en el norte de la ciudad, que en comparación con otras zonas de la capital santafesina tiene un marcado déficit.

Es por esa razón que la fundación que preside abrió recientemente una nueva sede en el solar del barrio San Agustín.